1 de febrero de 2015 / 04:42 a.m.

MÉXICO.- Carlos Chávez, chofer de la pipa de gas que originó la explosión el jueves pasado en el Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa, fue puesto a disposición de un Juez de Control, mientras que sus dos acompañantes quedaron en libertad.

Los trabajadores que abastecían de gas al Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa declararon ante el Ministerio Público que no pudieron controlar la fuga del hidrocarburo que causó el estallido.

Funcionarios de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) informaron que se llevó a cabo la audiencia de control de legalidad en una Sala de Oralidad del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF).

El agente del Ministerio Público solicitó calificar de legal la detención de Carlos Chávez, chofer de la pipa de la empresa Gas Express Nieto, quien aún continúa hospitalizado por las lesiones que recibió en la explosión.

En la audiencia estuvo presente el abogado del imputado, quien solicitó al juzgador tomara en consideración la necesidad de que su representado esté presente y exponga lo que a su parecer convenga.

El juez de control se abstuvo de decretar la legal detención, toda vez que consideró indispensable la presencia del imputado en el juzgado, por lo que difirió la audiencia para formular la imputación.

Respecto a los ayudantes del chofer de la pipa, Julio César Martínez y Salvador Alatorre, el Ministerio Público decretó su libertad por falta de elementos que demuestren su probable responsabilidad en los hechos.

Cabe señalar que por los datos de prueba existentes se prevé que el Juez de Control decrete en breve la legal detención de Carlos Chávez y en consecuencia se le vincule a proceso, una vez cumplido el plazo constitucional de 72 horas. 

FOTO: Milenio

IGNACIO ALZAGA Y NOTIMEX