7 de julio de 2013 / 09:21 p.m.

Cuernavaca • Sergio Cícero Zapata, ex abogado e integrante del grupo Wall-Mart México, deslindó al perredista Graco Ramirez Garrido del escándalo de corrupción y sobornos que el consorcio habría impulsado años anteriores para instalar sucursales en diversas partes del país, contraviniendo leyes generales y regionales, principalmente de carácter ambiental.

A seis meses de la demanda civil que Ramírez Garrido inició contra Cícero Zapata por daño moral, el ex funcionario de WalMart se deslindo de sus acusaciones y también negó conocer al mandatario; ello, a través de una carta con fe notarial, hecha publica por el staff de comunicación del propio mandatario de Morelos.

En la primera parte del texto, Cícero dice que las notas periodísticas, televisivas y de radio que fueron difundidas y que contenían la información que involucraba a Graco Ramírez en el escándalo de WalMart, provienen de "correos electrónicos que, al carecer de firma no pueden ser imputados a ninguna persona" y sugiere que las notas periodísticas que del correo electrónico surgieron, no tienen validez toda vez que dicho documento difundido por la red no está firmado.

A principios de 2013, se conoció que un correo electrónico que pertenecía a los miembros del Congreso norteamericano que investigan el caso WalMart, incluía el nombe de Graco Ramírez a quien se refería como Congressman, y que la fuente de información era el propio Cícero. El texto en inglés indicaba que el perredista era uno de los contactos de la firma para corromper y sobornar funcionarios con el fin que se abrieran sucursales de la marca, a pesar de los impedimentos legales en varias zonas de México.

La versión encolerizó al perredista quien primero negó la versión, luego contó que un funcionario menor de WalMart intentó hablar con él cuando era aún Senador y precandidato del PRD al Gobierno de Morelos, y finalmente, determinó que demandaría a Cícero por la falsedad de los hechos y presunto daño moral.

Seis meses después del inicio de dicha demanda, Cícero estampó su firma en una carta aclaratoria difundida este domingo, donde además se queja de que ningún medio de comunicación mexicano le buscó para tomar su versión de los hechos y entorno al citado correo electrónico.

"…categóricamente niego haber generado, redactado, envido, recibido, difundido o intervenido (…) los mencionados correos electrónicos, de los cuales no conozco, ni su contenido (sic). Por tanto, que se entere la opinión pública que el suscrito no ha imputado ninguna conducta –lícita o ilícita- al señor Don Graco Luis Ramírez Garrido Abreú".

DAVID MONROY