18 de enero de 2013 / 06:06 p.m.

Chiapas.- Por el incumplimiento de contrato, daños ecológicos y deforestación de árboles maderables, ejidatarios y pequeños propietarios cerraron el parque eólico de la empresa Dragón perteneciente al Grupo Salinas, con lo que supuestamente se podría dejar de generar 28.8 megatavios de energía eléctrica.

Con una inversión de 70 millones de dólares comenzó la operación del primer Parque Eólico de Arriaga, Chiapas, el cual cuenta con una capacidad para generar hasta 28.8 megavatios de energía eléctrica con los que se habrían de abastecer a por lo menos una treintena de municipios de la entidad.

Los propietarios de las tierras en donde se encuentra instalado el parque eólico, Octavio Blanco García denunció que funcionarios del ayuntamiento de Arriaga de la pasada administración en complicidad con la empresa Galektra con engaños, mentiras y aprovechando que los campesinos y ejidatarios no saben leer ni escribir los convencieron para que dieran en arrendamiento sus tierras y parcelas con un contrato de 30 años y un pago de cuatro mil pesos mensuales.

“Las pesadas maquinas tiraron cientos de árboles de maderas preciosas, algunos hasta con más de 50 años de edad. Derribaron guanacastle, ixcanal, cachimbo, Roble, pochota, pipe, zimancilla entre otras variedades mismas que se encuentran prohibidas para el corte por las autoridades federales”, acotó Blanco García

De la noche a la mañana, vimos como entraron las pesadas maquinas a destruir zonas maderables, a abrir caminos, a zanjear para construir las torres de energía eólica, que cuentan con más de 70 metros de altura.

Las principales entradas y salidas al parque eólico de Arriaga se encuentran cerrados con cadenas y candados y una docena de hombres cuidan para evitar que funcionarios de la empresa Dragón pudieran ingresar sin su autorización.

JUAN DE DIOS GARCÍA DAVISH