2 de enero de 2013 / 03:47 p.m.

Monterrey  La partida entre operadoras de casinos propiedad de regiomontanos parece estar ganada. Y para muestra, un botón. El 8 de noviembre de 2011, la Dirección General Adjunta de Juegos y Sorteos de la Secretaría de Gobernación clausuró los casinos Montecarlo en Mazatlán y Play Win Casino, operadas presuntamente en forma ilegal por la empresa con un nada pulcro historial como Producciones Móviles, SA de CV, pero que hace cuatro meses la misma dependencia la recompensó con un permiso.

Sin embargo, lo que apenas trascendió es que semanas antes, los casinos se llamaban Royale Mazatlán y Royale Los Cabos, de la firma de casinos propiedad de Entertainment Enterprises of México y Corporativo Ibérico, cuyos socios son Raúl Rocha Cantú y Andrés Javier Vázquez Ruiz, los mismos del Royale en Monterrey, incendiado por la delincuencia organizada tres meses atrás donde murieron 52 personas.

Estas empresas eran exactamente del mismo grupo que operaba los casinos Palazzo y Fantastic en Guadalupe y Escobedo, Nuevo León, que cerraron inmediatamente después del incendio al Royale.

Sin embargo, cuando reabrieron el 11 y 12 abril de 2012, lo hicieron como Riviera y Malibú, respectivamente, operados en forma presuntamente irregular por Producciones Móviles, de los socios Adrián Álvarez Martínez, Eduardo Treviño Silva y José de Jesús Gómez Alanís.

Otro ex socio y ex presidente de la empresa -según las escrituras públicas en poder de MILENIO Monterrey- es Armando Lino Vázquez Mata, que fue presuntamente detenido por vínculos con la delincuencia organizada, según reportes periodísticos en la prensa nacional.

En el caso del casino en Mazatlán, la dirección es exactamente la misma donde se encontraba el Royale en esa ciudad: avenida Camarón 201, colonia Lomas de Mazatlán, en ese municipio sinaloense.

El segundo, Royale Los Cabos, se ubicaba en bulevar Marina 14, Plaza Náutica, locales B-5, B-6, B-7 y B-9, colonia Centro, en Los Cabos, Baja California Sur.

Estas cuatro direcciones de los casinos coinciden exactamente con los domicilios que dio la firma Juegos de Entretenimiento y Videos de Cadereyta a la Segob cuando informó de un convenio de asociación en participación y avisos de apertura con las firmas de Rocha para abrir los casinos antes mencionados en Guadalupe, Escobedo, Mazatlán, Los Cabos y dos más en Querétaro (Fantasic Querétaro Casino) y Monclova.

Juegos de Entretenimiento y Videos de Cadereyta es la misma empresa ligada con el funcionario Sergio Gil García -a través de Urban Publicity-, que fue denunciada penalmente en septiembre del 2011 por Gobernación por la presunta operación ilegal del Royale tras el multihomicidio.

La prensa nacional informó que los locales en que se encontraban las casas de apuestas se les realizó una verificación y los representantes de Producciones Móviles no pudieron acreditar la operación legal de los mismos, por lo que se procedió a su inmediata clausura.

Producciones estaba supuestamente como firma operadora ante la Dirección General Adjunta de Juegos y Sorteos, pero no tuvo éxito al intentar acreditar la apertura del Montecarlo y Play Win Casino, en reemplazo de las firmas Royale Mazatlán y Los Cabos.

Gobernación informó en esa ocasión que en ambos casos los propietarios u operadores no pudieron establecer su operación legal, además de que los casinos eran objeto de averiguaciones previas por la presunta práctica de juegos de azar prohibidos por la ley en la época en que se ostentaban como Casino Royale.

— EDUARDO MENDIETA SÁNCHEZ