16 de enero de 2013 / 09:48 p.m.

Protección Civil en el estado alertó de nublados con potencial para lluvias en la zona sur y pronosticó más nieblas y lloviznas sobre las regiones de montaña por la entrada del Frente frío número 21.

 Veracruz de Ignacio de la Llave • Los vientos fuertes del norte, con rachas de más de 100 kilómetros por hora que azotan Veracruz, obligaron al cierre de los puertos del estado a la navegación menor y mayor; retrasó y desvió vuelos vespertinos que venían al aeropuerto "Heriberto Jara Corona"; soltó una enorme boya de señalización de entrada al recinto fiscal que fue arrastrada hasta playas de Boca del Río y obligó a adelantar la salida de clases en el Ilustre Instituto Veracruzano, al caerse ventanas y puertas de un salón.

La Secretaría de Protección Civil alertó, además, que, debido a la reactivación del frente frío número 21, aumentaron los nublados con potencial para lluvias en la zona sur y pronosticó más nieblas y lloviznas sobre las regiones de montaña, donde habría caída de nieve o aguanieve en las siguientes 24 horas.

Los vientos intensos sobre el territorio veracruzano motivaron que los puertos pesqueros y comerciales fueran cerrados a la navegación menor y mayor, a fin de evitar riesgos a la tripulación de embarcaciones de todos los tamaños.

Al medio día una boya anclada en la entrada al puerto que señaliza el acceso al recinto fiscal, se soltó y la fuerte marejada provocada por los vientos arrastró la misma a lo largo del litoral, yendo parar la Playa La Bamba en Boca del Río, donde se atoró en una de las escolleras.

La escuela de secundaria y bachillerato, Ilustre Instituto Veracruzano, sacó a todos los estudiantes horas antes debido a que el aire tiró ventanas y puertas de una de sus aulas.

Previniendo que la situación se repitiera en otros salones, determinaron cancelar las clases y enviar a sus casas a los estudiantes.

En el litoral veracruzano hay fuerte marejada, con olas de 3 a 4 metros cerca de la costa y descenso de la temperatura.

En el aeropuerto de Veracruz algunos vuelos que venían a Veracruz tuvieron que ser desviados a otras terminales aeroportuarias o cancelados.

Las rachas arrancaron techos de láminas, de vivienda; tiró un polín de madera de la construcción del Hospital Pediátrico que cayó sobre una camioneta y obligó a cerrar las playas al turismo.

ISABEL ZAMUDIO