22 de marzo de 2013 / 03:23 a.m.

Monterrey.- La CROC de Nuevo León, que tiene a su cargo el contrato colectivo de trabajo de varios casinos, acusó que la clausura del Miravalle Palace se hizo con pifias legales del municipio de Monterrey.

El secretario general del sindicato, Agustín Serna, sostuvo que a la par de los que abogan por cerrar la totalidad de las casas de apuesta, la organización a su cargo busca que se mantengan los centros de entretenimiento que dan empleo a cientos de personas.

Aunque dijo que no deseaba entrar en polémica con la alcaldesa de la ciudad, Margarita Arellanes, el líder croquista cuestionó que los operativos de clausura no alcanzaron a la totalidad de los negocios, beneficiando con ello a unos cuantos.

Redacción