— VERÓNICA DÍAZ
28 de marzo de 2013 / 02:29 p.m.

 

Opil odia el pescado. Su mamá, preocupada por la gran cantidad de comida chatarra que consume su hijo, tiene una grandiosa idea y ya que lo ha sentado frente a un plato con filete le dice: “"Este platillo es muy especial, es el pescado de los deseos, puedes pedirle uno”".

A pesar de la genialidad, la cosa no está nada fácil porque Opil ya no cree en cuentos de hadas y se lo toma a broma: “"Ojalá vengan unos mutantes extraterrestres y se lleven todo el pescado del planeta”". A la mañana siguiente las tropas del malvado Saturón llegan con sus naves a la Tierra para succionar todos los océanos y su pescado, crear el caos y dejar al mundo al borde de la destrucción. El niño enfrenta, entonces, una batalla por recuperar el estado natural de las cosas.

Esta es la trama de El pez de los deseos, una de las cintas que conforman la sección Palomitas, del Festival Internacional de Cine y Medio Ambiente de México, Cinema Planeta, que agrupa ocho cintas dedicadas a niños, a partir de 4 años de edad hasta los 20, que podrán llegar a las salas por iniciativa propia o como parte de un programa del festival, que trae a las salas cinematográficas a estudiantes de kínder hasta universidad. Otra cinta destacada es Trashed, de Candida Brady, que es narrada por el actor Jeremy Irons.

La organizadora del festival, Eleonora Isunza, dijo que este año habrá más de 20 estrenos, en tanto que las temáticas abarcarán desde la experimentación de sabores a través de las frutas hasta temas que tienen que ver con el arroz que se exporta en nuestro país, así como otros directamente relacionados con el cuidado del planeta, particularmente hay una sección llamada Tierra con producciones mexicanas.

Isunza también comentó que la sección Focos estará dedicada alcine de Japón, ya ese país ha entrado en una dinámica de acción a favor del planeta después del tsunami de 2011. Se presentarán cintas como Nuclear Nation, No Mans Zone y Breathing Earth.

“"Este es un festival que surgió por la necesidad o por las ganas de hacer, dejar de preocuparnos y ocuparnos, creemos que tenemos que dejar de quejarnos y decir que todo está mal, tenemos que empezar a hacer cosas a favor del medio ambiente, en especial dejar un mensaje a los niños quienes nos relevaran en este tema”", dice Isunza.

Con más de 300 películas en esta edición, agrega, “"en el festival pasado tuvimos 30 mil asistentes. Este año vamos por 50 mil y ya tenemos 15 mil boletos prevendidos. El festival nace en Cuernavaca, pero tenemos un tour en la Ciudad de México, en Guadalajara, en un cineclub de 8 estados, un tour en el Lincoln Center de Nueva York y el próximo año vamos a Turín, Italia”".

Así definió al festival Eleonora Isunza quien junto con Gustavo Martínez Ballesteros dio origen a esta idea hace 5 años. “"Nos gusta explorar temáticas, así que este año nos dedicamos a la movilidad, por migraciones a causa del cambio climático o movilidad de traslados o, también, no movilidad. Es decir, el que las tecnologías nuevas nos permitan estar en diferentes lados sin necesidad de movernos, por ejemplo"”, añadió.

Los organizadores destacaron las actividades paralelas, entre ellas la exposición que se llevará a cabo a partir del 11 de abril, en el Museo de Morelos en Cuautla, en torno al legado del científico Jacques-Ives Cousteau, quien a través de sus documentales e investigaciones brindó a muchos una visión distinta sobre nuestra riqueza marítima.

Otras exposiciones comprenden Voces de primer vagón, dedicada a la poesía, que incluye textos de mujeres que serán colocados a lo largo de la ciclopista de Morelos, además de un Bestiario, que instalará esculturas de animales realizadas con material reciclado en el Museo de Morelos.

Las películas que compiten este año en el tema de la movilidad, son La Dette, de Jennifer Baichwall; The End of time, de Peter Mettler; Inori, de Pedro González Rubio; Looking for North Koreans, de Jero Yun; No hay lugar lejano, de Michelle Ibaven; A River Changes Course, de Kalyanee Mam; Village at the End of the World, de Sara Gavron y Yama No Anata, de Aya Koretzky.