Roberto Reyes
31 de agosto de 2013 / 02:44 p.m.

 

Monterrey  • El Festival Internacional de Cine de Monterrey le otorgó la actriz mexicana Angélica Aragón el Cabrito de Cristal, reconociéndola como un icono del cine mexicano, por su amplia trayectoria en este arte.

 

Fue en el Auditorio San Pedro, en donde acompañada por diferentes personalidades, cineastas yactores, le fue entregado este galardón, dentro de la ceremonia de premiación de la novena edición del Festival Internacional de Cine (FIC) de Monterrey.

 

Pasadas las 21:00 horas, un video que recopilaba imágenes de las participaciones más importantes en su carrera dentro del cine y la televisión fue mostrado en la pantalla del recinto, para después darle una calurosa bienvenida en medio de un mar de aplausos.

 

De manos de la actriz Arcelia Ramírez, quien alabó los 35 años de trayectoria de la actriz, fue entregada la estatuilla representativa del festival regiomontano.

 

“Gracias por todo lo que nos has dejado, por todas las experiencias que nos regalas, y por todo lo que te falta por compartirnos”, expresó Arcelia, quien acto seguido entregó el Cabrito de Cristal.

 

Más de cincuenta películas, entre ellas “Cilantro y perejil”, “Pueblo de madera”, “Un paseo por las nubes” y “Novia que te vea”, avalan la exitosa trayectoria de Angélica Aragón, quien asegura sigue manteniendo los pies firmes sobre la tierra.

 

“Tengo muchas películas en mi haber, pero muchas veces las participaciones son pequeñas, no son personajes protagónicos. Yo estoy muy abierta a aceptar muchas o casi cualquier propuesta que se me hace en la medida que pueda organizar mi vida.

 

“Yo entiendo que no siempre hay un papel para mí, pero hago foto fija, hago café, jalo cables. Uno sabe que no siempre hay un papel, pero sí una disponibilidad para hacer lo que haya; en la vida uno tiene que ser humilde”, expresó.

 

Al considerar que el séptimo arte enriquece el alma del ser humano, señaló que es sin duda su arte favorito, es por ello que trata de mantenerse dentro de cualquier proyecto sin importar el papel que desempeñe.

 

“El cine por nuestras autoridades es considerado un acontecimiento innecesario para la humanidad. No es algo esencial para nuestra supervivencia y yo creo que están muy equivocados, porque de la misma forma que el arte es esencial para la salud del alma, el cine es importante para que la sociedad tenga una referencia de sí misma para ver quiénes somos o cómo nos comportamos”, dijo.

 

Los asistentes a esta gala de clausura recordaron algunos de los personajes a quienes ha dado vida Angélica en el cine y la televisión, entre ellos el de María Inés Domínguez de San Millán, en la telenovela “Mirada de mujer”, así como Doña Elvia, en la cinta “Cañitas”.

 

Por último agregó que espera el próximo año estar presente en la décima edición, pero ahora concursando con la cinta regiomontana “Estar o no estar” del director Marcelo González.

 

En el recinto también se proyectó la película “Touchy feely” de Lynn Shelton, la cual cerró esta novena edición, además de dar a conocer los filmes ganadores de este certamen.