9 de agosto de 2013 / 09:14 p.m.

El entrenador del Valencia, el serbio Miroslav Djukic, se mostró despreocupado por la posible salida del lateral izquierdo francés Aly Cissokho, pues cuenta con el mexicano Andrés Guardado para ocupar el puesto.

 

Cissokho no quiere continuar en el cuadro "naranjero" debido a la escasa actividad que tuvo la campaña anterior y su intención es irse al Liverpool inglés, aunque la directiva del equipo español sólo lo dejará ir si pagan 1.3 millones de dólares por el préstamo.

 

Aunque para el timonel serbio la posible ausencia del lateral francés no es problema, pues tiene elementos para suplirlo y uno de ellos es Andrés Guardado, quien desde que llegó al equipo "che" en la pasada temporada, de mediocampista, se convirtió en lateral.

 

"Si se va (Cissokho) estamos tranquilos porque en esa demarcación hay mucha gente, puede jugar Juan Bernat, Andrés Guardado o Jeremy Mathieu. Y tenemos a José Luis Gayá que ha demostrado ser un jugador importante", manifestó el estratega.

 

Djukic señaló que su escuadra se encuentra lista para el arranque de la Liga de España, el cual está programado la próxima semana y este sábado sostendrá su último duelo de preparación contra el Olympiakos griego.

 

"Estamos muy metidos y el equipo está preparado para el comienzo de la Liga. Hemos hecho una gira muy buena, el equipo está muy sólido y estoy contento con la evolución del equipo", comentó Djukic a la prensa.

 

También tuvo palabras para el ex jugador, el delantero español Roberto Soldado, quien se fue al Tottenham debido a que no creyó en el proyecto encabezado por el presidente Amadeo Salvo y el técnico Djukic.

 

"Se ha equivocó con esas declaraciones porque es normal que el club defienda su postura. El presidente sólo ha defendido la postura del Valencia, que es totalmente lícito. Nosotros sí que creemos en este proyecto. Hay un gran equipo y hay que demostrarlo. Le estamos agradecidos porque ha hecho grandes cosas. Aquí tiene su casa y se ha equivocado", indicó.

 

Finalmente remarcó que cada elemento debe ganarse un sitio en el once inicial, demostrándolo en cada entrenamiento y partido, y dejó en claro que los futbolistas se deben esforzar al máximo, incluso el mismo timonel se comprometió a limpiar sus fallas a la hora de elegir a sus titulares.

 

"Cada jugador tiene que demostrar su valía. Me puedo equivocar pero me tienen que demostrar que he equivocado, no soy ningún dios, ni Mourinho ni Guardiola", concluyó el serbio.

Notimex