8 de agosto de 2013 / 12:07 a.m.

 

Monterrey.- • Este mismo mes deben arrancar los trabajos de construcción de la nueva Ciudad Laboral, y para aprovechar la nueva infraestructura, se abrirán tres salas especiales de Conciliación y Arbitraje más, para dar cabida al incremento de casos que se esperan, anunció el secretario del Trabajo en la Entidad, Héctor Morales Rivera.

Diariamente, las juntas locales reciben entre 2 mil 500 y 3 mil personas, y existen ciertas horas "pico" en que es prácticamente imposible atenderlos.

Con las nuevas instalaciones, en un área de 4 mil metros cuadrados, debe existir mayor espacio para hacerlo con dignidad, dijo el funcionario.

Quedará un espacio de 2 mil metros cuadrados para ampliaciones dentro de 50 años, dijo el funcionario, porque esperan que la capacidad de la Ciudad Laboral tardará muchos años en ser rebasada.

El banderazo de salida será el 28 de agosto próximo, “y concluye 12 meses después, hablamos de que para el mes de julio del próximo año, agosto, debe estar concluido, y va a estar al servicio de la comunidad de Nuevo León”, explicó Morales Rivera.

Son dos los objetivos fundamentales. Uno, elevar la calidad de la atención a la comunidad laboral de la entidad, y dos, que la Ciudad Laboral tenga un horizonte de utilidad amplia, que por lo menos en 25 años no haya preocupación por ampliaciones o reubicaciones.

"Es sin duda, y así lo estiman las cámaras empresariales, una de las inversiones de más amplia utilidad y mejor horizonte de utilidad en nuestro estado en los últimos años".

El presupuesto para esta primera etapa de la Ciudad Laboral es de 180 millones de pesos, para construir en un área de 4 mil metros cuadrados, que permitirá mayor amplitud.

“De cuatro mil metros cuadrados que tiene la Junta, vamos a crecer a 21 mil metros cuadrados; las juntas especiales, tienen una dimensión de 60 metros cuadrados, en promedio, acá, en Ciudad Laboral, las juntas especiales que son 12, van a crecer a 200 metros cuadrados”.

Además, se quedarán dos hectáreas libres como reserva para futuras ampliaciones, que Morales Rivera calculó podrían ser necesarias, dentro de 50 años.

FRANCISCO ZÚÑIGA