24 de septiembre de 2013 / 03:57 p.m.

Después de que Claire Danes lograra su segundo Emmy consecutivo a la mejor actriz en una serie dramática el domingo por la noche, pensó que su personaje en Homeland, la brillante agente bipolar de la CIA Carrie Mathison, era un "buen trabajo" que espera que "dure bastante".

No obstante, la tercera temporada de "Homeland" tiene sus retos después de que la segunda no impresionara a los críticos. A pesar de la segunda victoria de Danes, el domingo fue un recordatorio de la presión sobre el thriller antiterrorista de Showtime para que recupere la estabilidad.

Tras ganar seis Emmys el año pasado por su primera temporada, entre ellos los tres principales: mejor drama y mejor actor y actriz, "Homeland" se marchó este año con sólo dos premios de once nominaciones.

La primera temporada de "Homeland", adaptada de una serie israelí, captó a la audiencia con sus complejos personajes y tramas que recordaban a las amenazas reales de terrorismo entre el público de Estados Unidos. Incluso el presidente Barack Obama se declaró fan de la serie.

Pero la segunda temporada vivió un revés dado lo que muchos críticos consideraron tramas improbables con Carrie y Brody, el prisionero de guerra rescatado convertido en agente de Al Qaeda interpretado por el actor británico Damian Lewis.

Cuando la tercera temporada arranque el domingo, no ayudará que muchos ojos estén fijados ese día en el episodio final de "Breaking Bad", la serie de AMC que arrebató el premio al mejor drama y la atención a "Homeland".

El último episodio de la segunda temporada consiguió recuperar parte de la credibilidad que se perdió a lo largo de los 12 capítulos de la segunda tanda.

La serie acabó con un atentado en la sede de la CIA que se cobró la vida de 200 personas y Brody, que ahora es congresista y agente doble para la CIA, obligado a huir ya que se le considera el responsable, destrozando sus planes con Carrie de empezar una vida juntos.

La tercera temporada inicia con una Carrie errática sin su medicación pero con empeño de llegar al fondo del asunto con su jefe y confidente, el director de la CIA en funciones Saul Berenson, interpretado por Mandy Patinkin. Ambos tienen problemas para lidiar con las secuelas del atentado.

Los creadores de "Homeland" parecen ser conscientes de la presión para dar la vuelta a la serie, pero defienden sus instintos a la hora de contar la historia y su audiencia.

"Obviamente desearía que este revés nunca hubiera sucedido", dijo el cocreador Alex Gansa en una reunión de la Television Critics Association. "Pero no influyó (...) en el modo en que desarrollamos la temporada dos o la tres. La serie ganó audiencia a lo largo de toda la segunda temporada", afirmó.

Gansa y el cocreador Howard Gordon dijeron que al escribir la tercera temporada fueron influenciados por la investigación en el Congreso del ataque del 11 de septiembre del 2012 contra la sede diplomática de Estados Unidos en la ciudad libia de Bengasi.

"Esta es una agencia que no pudo ni siquiera protegerse a si misma", dijo Gansa. "¿Cómo se puede esperar que proteja al país?", agregó.

Reuters