8 de mayo de 2013 / 10:19 p.m.

Monterrey.- • La fiesta del Clásico regiomontano llegó hasta los planteles educativos, donde los alumnos dejaron el uniforme en casa y acudieron portando sus playeras de Tigres y Rayados.

Maestras del jardín de niños, Venustiano Carranza, explicaron que parte del objetivo de esta actividad es que los menores participen eligiendo el equipo que prefieren, pero lo más importante es que aprendan desde pequeños a respetar a quienes no comparten su forma de pensar o apoyan la casaca contraria.

Con esta actividad pretenden que ellos apliquen esa actitud en las diferentes áreas de su vida, además de hacerlos partícipes de las actividades deportivas, refirieron las educadoras.

Durante el evento, los alumnos gritaban porras en apoyo a Rayados o Tigres, algunas niñas iban vestidas de porristas o simplemente traían algo alusivo a los colores del conjunto regiomontano predilecto.

Los niños de 4 y 5 años, dudaban al responder a que equipo le van, a pesar de portar playera de determinado conjunto.

Tal es el caso de uno de los menores que señaló ser rayado, sin embargo portó la playera de Tigres debido a que su mamá se la compró.

En las calles, el ambiente de fiesta fue el mismo, banderas en los vehículos, personas que no portaron uniforme en sus trabajos por ir con su playera, leyendas en los vidrios, sombreros y todo lo que fuera posible lucir este miércoles para ser participes del Clásico 98.

ZYNTIA VANEGAS