26 de julio de 2013 / 01:45 a.m.

 

Naucalpan de Juárez • Por considerarlos detonadores de inseguridad, autoridades locales de Naucalpan clausuraron 62 establecimientos por incumplir con la normatividad establecida, por la venta de bebidas alcohólicas a menores de edad y por operar con licencias de funcionamiento vencidas.

Seis de los bares cerrados se ubican en las inmediaciones de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán, precisó Enrique Román González, director de Desarrollo y Fomento Económico.

Román González destacó que en casos como el del local llamado "Perla Negra", ubicado en la zona de Acatlán, además de las irregularidades administrativas, en su interior había menores de edad, lo que motivó la intervención de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México.

"De los 90 locales cerrados, 28 han sido abiertos por regularización, convenio o juicios diversos; el resto, es decir 62, permanecen cerrados por no cumplir con la normatividad establecida", agregó el funcionario local.

Informó que 79 de los 90 comercios clausurados vendían alcohol, de los cuales 15 están ubicados en Satélite; 24 más en la colonia El Molinito; siete en la colonia Ahuizotla; 10 más en Lomas de Sotelo; cuatro en San Esteban; tres en la zona del “Tercer Mundo” en San Mateo y 10 más en diversos puntos del municipio.

Las faltas en las que ha incurrido la mayoría de los establecimientos, explicó el funcionario, son no contar con licencias de funcionamiento o tenerlas vencidas, así como por no cumplir las normas de protección civil, como salidas de emergencias, extintores, señalamientos de seguridad y por tener tanques estacionarios deteriorados.

A su vez, el subdirector de Protección Civil, Marco Antonio Vilchis Becerra, afirmó que algunos establecimientos tenían el cableado eléctrico en malas condiciones o instalaciones clandestinas, tanques de gas en pésimas condiciones o caducos, lo que habría provocado un accidente de fatales consecuencias.

Román González destacó que a los propietarios de los establecimientos se les otorgó un plazo de 30 días para corregir las irregularidades en las que incurrieron y cumplir los requisitos que establece el Libro Sexto de Protección Civil, para poder ser verificados de nuevo y determinar si se retiran los sellos de clausura.

ANA SALAZAR