25 de julio de 2013 / 05:07 p.m.

Durante décadas, la Fórmula Uno concentraba todo su interés en los automóviles y los pilotos, este año la atención se centra en los mecánicos de los garajes.

Desesperados por conseguir ventaja sobre sus rivales y ante la necesidad de aumentar el número de veces que los bólidos deben detenerse en los puestos de reabastecimiento, las escuderías están invirtiendo fuertemente en el entrenamiento y equipamiento de sus equipos de mecánicos.

En los dos últimos años, los principales equipos han reducido casi a la mitad el tiempo en que los autos permanecen detenidos en los puestos de servicio. Red Bull se jacta de haber registrado la detención más breve cinco veces en el Gran Premio de Malasia este año, con 2.05 segundos. El mejor registro anterior era de 2.3 segundos que tenía McLaren el año pasado.

Pero la mayor velocidad de atención de los autos para reducir el tiempo de parada en los puestos tiene su precio.

Varios pilotos han visto esfumarse sus pretensiones cuando no les ajustaron los neumáticos como debían. Red Bull lo padeció por lo menos dos veces este año, la última vez en Alemania cuando una rueda trasera del auto de Mark Webber se desprendió en los puestos y lastimó a un camarógrafo.

"Cada vez que uno se detiene en los puestos de servicio, si se puede hacer un segundo más rápido, significa que con una estrategia de tres paradas uno ahorra tres segundos en tiempo de carrera", explicó el director deportivo de McLaren, Sam Michael, cuyo equipo tuvo las paradas más breves en diez carreras seguidas el año pasado.

"Estamos más o menos dos segundos más rápido que hace dos años", dijo. "Típicamente una buena parada era de 4.5 segundos y ahora de 2.5 o 2 segundos. Si uno ahorra un segundo, equivale a que un auto sea un décimo de vuelta más veloz durante diez vueltas".

Los mecánicos siempre han sido cruciales para el éxito de un equipo de Fórmula Uno, pero a menudo eran caóticos y la velocidad de trabajo rara vez importaba debido a que el reabastecimiento de combustible les daba mucho tiempo para cambiar los neumáticos o remover un alerón dañado. El fin del reabastecimiento en el 2009 y después el reemplazo del encargado de exhibir un cartel para dar la salida del auto de los puestos por un sistema automático hizo que los equipos pensaran dos veces en el funcionamiento de los mecánicos.

Como consecuencia han cambiado el modus operandi en los puestos ganando en coordinación.

Los mejores equipos se asemejan a grupos de baile con una coreografía minuciosa y de 20 a 24 personas rodeando el auto en cuanto se detiene en el garaje. En un abrir y cerrar de ojos uno de ellos levanta el auto en el aire mientras otros desatornillan las cuatro ruedas y otros más colocan las nuevas. Otro ajusta el alerón, de ser necesario.

"Ahora el énfasis está en el tiempo que tarda cambiar los neumáticos. Ese es el tiempo total de la parada", dijo Steve Lawrence, un miembro del equipo de Williams que también es mecánico del auto de Pastor Maldonado. "Se ha hecho evidente en los últimos años que debíamos reducir el tiempo de esas paradas en los puestos. Ahora hay más presión, pero en parte esta se alivia por el entrenamiento al que nos sometemos".

Ap