Eduardo Mendieta
19 de junio de 2013 / 12:37 p.m.

 

Monterrey • Las cámaras, lámparas, equipo quirúrgico, aditamentos de esterilización, camas de urgencias y acondicionamiento, -en el que se invirtieron 15 millones de pesos-, de la Clínica de Atención Integral Tierra y Libertad, están abandonados desde hace dos años, informó a MILENIO Monterrey, Miguel Ángel Garza, supervisor de la edificación y equipamiento del nosocomio.

El funcionario médico dio acceso al interior del inmueble de cuatro pisos, ubicado en Almazán y Rodrigo Gómez, colonia Predio de San Francisco, donde sólo la planta baja funciona, ya que el segundo piso está listo, sin darle uso, y los demás están en obra gris desde hace 14 años.

El primer piso de la clínica que el año pasado fue equipado con quirófano, instrumentos, muebles y mobiliario con una inversión millonaria por parte de la Secretaría de Salud estatal, está inutilizado.

En el recorrido se pudo constatar que el segundo nivel está concluido y equipado con utensilios comprados o donados en Corea, Alemania, Japón, Texas y Cuba, pero que no pudieron echarlo andar.

Además, un cheque por 1.8 millones de pesos de la Tesorería General del Estado, desapareció, señaló Garza Ibarra.

“Ese cheque cubriría tres áreas de la subestación de 150 kilowatts, una estación de emergencia,-ningún hospital puede trabajar sin eso-, y un compresor de aire grado médico, eso está pagado, el 40 por ciento no lo ha entregado el proveedor ni lo ha terminado, porque el cheque no lo han liquidado entre la Secretaría y Tesorería.

“Ahí está un PEI (Programa Estatal de Inversión) ellos tienen la referencia, el dinero está depositado, hay 40 millones de pesos más y los 100 (millones más) que vienen.

“Se han robado equipo de medición y de eso nos pueden responsabilizar; todo el equipo y mobiliario de la clínica costó unos 15 millones de pesos”.

¿Qué falta para echarlo andar?

“Que nos den el dinero que falta que ya estaba, y en mes y medio esto funciona, hay personal que puede redistribuirse”, afirmó.

Garza Ibarra estableció que fueron invertidos unos 15 millones de pesos en la compra y equipamiento de muebles, camillas, señalización, elevadores, puertas, plafones, baños y utensilios propios de un hospital.

Sin embargo, si es reabierto ya, se evitaría que fallecieran los pacientes que hasta ahí llegan, pero que no son atendidos porque no funciona shock trauma.

“Más de 300 mil gentes se beneficiarían con esto, no hay otro hospital cercano, llámese Villa de García, llámese cualquier otro, es lo más cercano, pedimos que se considere que es un problema de salud, y que como tal lo atiendan, no queremos pelear, queremos que esto funcione, shock trauma aquí ayudaría a muchos jóvenes que se nos han muerto en el camino por no poder llegar ni al seguro”.

“No sabemos (del robo) ayer vimos cajas vacías de un oftalmoscopio, vamos a pedir cuando se reabra una auditoría, que todo esté tal cual. El equipo es de Cuba (donado) hace 6 años, pero aquí hay partes de Japón, Alemania, de primer nivel, es un equipo que ni siquiera hay aquí (en Monterrey), son donados de un proyecto que se denominó Operación Milagro”, dijo.

Durante el recorrido por la Clínica se pudo constatar que está completamente terminado el equipamiento y es notorio ver que no se usa la unidad para el lavado quirúrgico, las camas, mobiliario, bancas de espera, utensilios para operación y baños para pacientes.

El lunes MILENIO Monterrey informó que la clínica desde hace 13 años está operando a medias con sólo uno de los cuatro niveles del edificio y se ha convertido en un cascarón impulsado desde hace más de 20 años, pero operado por los servicios de salud del estado, cuyo arranque se dio en la era panista del entonces gobernador Fernando Canales Clariond.

El titular de Salud explicó que ya están asignados 100 millones de pesos federales que aún no han llegado, pero que no se esperarán a que lleguen, pues ya se adelantaron para echar en marcha los quirófanos e iniciar las ampliaciones este 2013 como shock trauma y urgencias.