REYNALDO OCHOA
30 de agosto de 2013 / 11:50 a.m.

Monterrey.- • Legisladores locales y federales coincidieron en que la creación a nivel nacional de un Código Único de Procedimientos Penales no afectará lo ya hecho en Nuevo León, sino que por el contrario, la entidad ya está adelantada a los trabajos que realizará el Senado de la República.

 

Antier se publicó que a dos años de intensos trabajos e inversión económica, quedaron suspendidos este martes al confirmarse la intención del Gobierno Federal de crear un Código Procesal Penal Único, echando abajo esfuerzos de estados como Nuevo León, cuyo avance en el nuevo sistema de justicia penal ya era de 70 por ciento.

 

La minuta fue aprobada por la Cámara de Senadores, a fin de que los procedimientos penales de las entidades del país se rijan por un Código Procesal Único, al tomar en cuenta la aplicación del Nuevo Sistema Penal Acusatorio, la cual llegó al Congreso de Nuevo León el 17 de este mes.

 

Al respecto, legisladores locales y federales señalaron que la decisión anunciada por la Federación no afectará al estado, pues ya se tiene un avance importante en la materia y el Código Procesal Penal Único que se prevé crear es muy parecido al que Nuevo León ha venido implementando desde 2011.

 

El vicepresidente de la Comisión de Seguridad, Luis David Ortiz Salinas, señaló que incluso hace algunos meses tuvieron acceso al borrador y confirmaron que es similar al nuevo sistema de justicia implementado en la entidad.

 

"Esto va a ayudar más que nada a los estados que no tenían un código bien diseñado, Nuevo León pues es casi idéntico al que se va a aprobar a nivel federal, con el de nosotros, no va a ser un cambio importante para nosotros, más bien homologar los procesos en todo el país.

 

"Van a ser cambios menores, yo ya vi el anteproyecto que está aún en la comisión estudiándose, y es un anteproyecto muy similar al que tiene Nuevo León, tendría que haber pequeños ajustes, pero no nos va afectar", señaló el legislador panista.

 

En esto coincidió el líder de la bancada del PRI en el Congreso del Estado, Édgar Romo García, quien aseguró que las inversiones hechas ya hasta el momento, y las futuras no peligran en lo más mínimo.

 

"Nuevo León fue pionero en la implementación de la oralidad en los juicios, y con ese paso adelantado en el 2004, nuevamente se anticipa en la implementación del Sistema de Justicia Penal Acusatorio", explicó.

 

"Las inversiones realizadas y las futuras, no peligran en su utilidad, pues el Código Único de Procedimientos Penales no se contrapone con el Nuevo Sistema Penal Oral Acusatorio, por el contrario, lo fortalece", agregó.

 

Por su parte, el diputado federal del PAN, Alfonso Robledo Leal, señaló que lo hecho hasta el momento en Nuevo León no se contrapondrá con los trabajos que se realizarán en el Senado, pues sólo significarán "el suelo" de lo que ya se ha hecho en la entidad.

 

"No hay ningún problema en que un gran código que pudieran haber estado realizando para Nuevo León se contraponga con el Código Procesal Único de la Federación, ese puede ser digamos el suelo que marque el cómo se puede dar una manera en que se desahoguen los procesos".

 

"Es decir, que a partir de ese suelo se puedan hacer mejoras en la manera de cómo impartir la justicia", dijo.

 

Finalmente la senadora de la República, Cristina Díaz Salazar, señaló que una homologación de esta magnitud es necesaria para evitar que delincuentes brinquen de un estado a otro, aprovechando las diferencias de penas para los delitos.

 

"Necesitamos tener un código único que no permita que anden de a salto de mata los delincuentes, porque ellos mismos conocen las leyes y saben que se está impartiendo la justicia en un estado y con menor grado de penalización en otro, porque los códigos propios de cada estado tienen una visión diferente".

 

Fue el 26 de mayo de 2011 cuando el Congreso de Nuevo León aprobó el nuevo Código de Procedimientos Penales, el cual pasaba de un sistema de justicia inquisitorio a uno acusatorio, lo que incluye los juicios orales.