22 de febrero de 2013 / 06:24 p.m.

En entrevista con MILENIO, el director de la Policía Nacional José Roberto León dijo que la información seguía a nivel de rumor y que se esperan datos oficiales del gobierno de Guatemala.

 

Bogotá.- El gobierno de Colombia no tiene información oficial sobre la versión de la supuesta muerte de Joaquín El Chapo Guzmán, dijo a MILENIO el general José Roberto León Riaño, director de la Policía Nacional.

El alto mando encabezó una reunión de trabajo con agregados de las policías con las que autoridades colombianas mantienen convenios de cooperación en materia de seguridad, contra la delincuencia y terrorismo, y entre ellos estuvo el representante de la Policía Federal mexicana.

“"Sin duda sería un golpe de enorme trascendencia, histórica si se quiere ver, en caso de que se le hubiera dado de baja al narcotraficante, pero hasta el momento no hay nada oficial, sabemos que se compararán huellas y pruebas, eso es todo, no se nos ha dicho que sea El Chapo Guzmán"”.

Comentó que el agregado de la PF en Bogotá comentó que la información seguía a nivel de rumor y que se esperan datos oficiales del gobierno de Guatemala.

Al concluir el encuentro el ambiente era de tranquilidad, nada que evidenciara que hay bases sólidas para suponer la caída del capo.

Un mando de la Policía Nacional de Colombia dijo que ve "poco probable" que el narcotraficante haya sido abatido, y consideró que es difícil que El Chapo haya regresado al país (Guatemala) donde fue capturado y entregado a las autoridades mexicanas. "Pero todo puede pasar, sería bueno que haya bajado la guardia".

Ayer corrió como pólvora encendida la versión de que el líder del cártel de Sinaloa, considerado el narcotraficante más poderoso del mundo, murió durante un enfrentamiento en la zona de El Petén, Guatemala.

La única vez que el capo ha sido detenido fue en 1993 cuando México era gobernado por el Partido Revolucionario Institucional, pero escapó con una serie de complicidades del penal de máxima seguridad de Puente Grande, Jalisco, durante la administración panista.

"El Chapo" Guzmán se convirtió en el enemigo público número uno en Chicago (lo que no sucedía desde Al Capone) y es uno de los delincuentes más buscados en el mundo.

IGNACIO ALZAGA, ENVIADO