15 de noviembre de 2013 / 03:19 a.m.

Radamel Falcao y Víctor Ibarbo anotaron el jueves en el triunfo de Colombia 2-0 sobre Bélgica en un amistoso entre dos selecciones que serán cabezas de serie en el Mundial.

El encuentro también fue un duelo entre dos estrellas que se espera que brillen en Brasil, Falcao y el belga Eden Hazard.

El goleador del Monaco abrió el marcador a los 52 minutos, cuando le ganó las espaldas a la última línea que apostaba al fuera de juego, tras un pase de James Rodríguez, y venció al portero Simon Mignolet.

Falcao demostró de nuevo su valor, dijo el técnico de Colombia, el argentino José Pekerman. "Tiene un enorme potencial".

El talento de Colombia, que marcha cuarta en el ranking de la FIFA, va mucho más allá de Falcao, como demostró a los 67 minutos el debutante Ibarbo, delantero del Cagliari italiano, al controlar un pase con la derecha y definir de volea con la zurda desde dentro del área.

Bélgica, quinta selección en el escalafón, estrelló dos balones en los palos del arco del veterano Faryd Mondragón, quien relevó al lesionado David Ospina.

Marouane Fellaini lo intentó sin éxito tras un cabezazo de Thomas Vermaelen a los 76, y Dries Mertens golpeó el mismo poste siete minutos después.

"Un buen partido, pero ellos anotaron, y nosotros no tuvimos suerte", dijo Mignolet.

Colombia jugará el martes contra Holanda, mientras que Bélgica se medirá a Japón.

Ante un estadio abarrotado con 40.000 espectadores, Bélgica quería probar a su segundo arquero, pero Mignolet no pudo hacer nada para evitar los tantos sudamericanos. Especialmente en el segundo tiempo, los colombianos dejaron en evidencia la ausencia del lesionado capitán belga, el central del Manchester City Vincent Kompany, cuando evitaron la trampa del fuera de lugar y encontraron hombres bien posicionados frente al arco.

Falcao se estrelló contra la defensa belga durante largos tramos del partido, pero dirigió a su equipo con pases e instrucciones.

Por el contrario, Hazard pudo impresionar con varios movimientos destacados a su técnico en el Chelsea Jose Mourinho, quien estaba en la tribuna, pero no consiguió ningún pase decisivo.

Ap