4 de mayo de 2013 / 01:34 a.m.

Monterrey.- • Con motivo del 410 aniversario de la fundación de la colonia Topo Chico, el Cabildo de Monterrey celebró una sesión solemne en la plaza principal de esta colonia donde además se develó una placa realizada en mármol negro, material originario de ese lugar.

La alcaldesa Margarita Arellanes Cervantes fue recibida con aplausos por los vecinos quienes en su mayoría se identifican con el Partido del Trabajo, algunos gustosos porque fue hace diez años la última vez que un edil visitó ese sitio.

Aunque en la época actual la colonia Topo Chico ha figurado como una zona de riesgo por actos violentos, las autoridades reconocieron a los habitantes como forjadores de una historia de éxito.

"Es una zona donde hemos estado trabajando por fortalecer el tejido social, hace 410 años que nació este sector fue con una visión de trabajo y desarrollo no solo para las familias que habitan este sector sino para toda la sociedad", dijo.

La edil señaló que actualmente realizan trabajos sociales en el lugar así como obras específicas de recuperación de espacios públicos, rehabilitación de zonas y pavimentación de calles.

Ahí también se recordó que esta colonia comenzó como un sitio turístico gracias a sus aguas termales que dieron paso a la fundación de una empresa embotelladora y que aún permanece en el lugar, dando trabajo a miles de personas.

"Hay canalización, recuperación de espacios públicos, tenemos talleres que involucran a toda la familia, estamos trabajando con los jóvenes para prevenir adicciones, estamos haciendo un revestimiento del arroyo en coordinación con el Gobierno del Estado, estamos haciendo la tarea pero es importante reconocer a quienes han trabajado por esta comunidad", indicó.

Luego de la sesión solemne, los integrantes del cabildo regio, el representante del Gobierno del Estado, Felipe González Alanís y el presidente de la mesa directiva del Congreso, Luis David Ortiz develaron una placa frente a la fuente de agua de piedra, que conmemora el 410 aniversario de la colonia.

SANDRA GONZÁLEZ