20 de febrero de 2013 / 12:10 p.m.

Apodaca y Monterrey • El comandante de la Agencia Estatal de Investigaciones, Gustavo Gerardo Garza Saucedo, Jerry, fue asesinado por un francotirador que le propinó un balazo con un fusil Barret calibre 50.

Se supo que el jefe policiaco llegaba a su casa ubicada en Hacienda Santa Clara y Hacienda del Rosario, en la colonia Hacienda del Carmen, en Apodaca, cuando el sicario le disparó de una distancia de 60 metros, aproximadamente.

El crimen sucedió las 01:45 de ayer y provocó la movilización de casi 50 unidades de la Policía Ministerial.

El coordinador de robos y quien junto con sus agentes logró la captura de varias bandas de delincuentes, al parecer había estado recibiendo amenazas de muerte.

Al sitio de los hechos acudieron paramédicos de la Cruz Roja Metropolitana, pero solamente para corroborar el deceso del jefe policiaco. En pocos minutos arribó personal de la Policía Municipal de Apodaca, quien tomó conocimiento de la situación.

Mientras que los agentes ministeriales se negaron a proporcionarles datos a los preventivos para evitar que se filtrara la información, mientras los guardias de la colonia privada fueron interrogados y retirados de la caseta de vigilancia.

Por medio de las pesquisas se supo que los peritos de la Procuraduría de Justicia encontraron el punto desde donde disparó el francotirador, ya que en una de las bardas perimetrales de la colonia estaba un tripeé para el arma utilizada y residuos de bala calibre 50.

Por su parte, el médico legista reportó que el cuerpo del jefe policiaco sólo presentaba un impacto de bala en la espalda.

RECIBIÓ AMENAZAS

A mediados de 2012, Gustavo Gerardo Garza Saucedo, Jerry, recibió amenazas de muerte por parte de integrantes de un grupo de la delincuencia organizada que opera en la entidad.

En ese entonces trascendió que el coordinador operativo de robos de la corporación policiaca estatal recibió dichas amenazas en el transcurso del mes de julio y la presión a la que fue sujeto se mantuvo hasta finales de agosto del año pasado. Aunque hasta el momento, aparentemente, esa situación no se ha tomado como línea de investigación.

Fuentes allegadas a las indagatorias del caso no descartan que esa información sea analizada e investigada por parte de sus compañeros del grupo de homicidios, quienes tienen la encomienda de esclarecer su deceso violento.

Lo único supuestamente establecido hasta el momento es que él o los victimarios de Jerry lo cazaron al llegar a su domicilio.

Precisaron que fue un solo individuo el que acabó con la vida del jefe policiaco, a quien le disparó con un fusil que accionó desde aproximadamente 60 metros de distancia y entre la oscuridad.

Trascendió que él o los presuntos participantes en los hechos pudieron haber estado vigilando desde hace tiempo los movimientos de su víctima y la madrugada de ayer tuvieron la paciencia de esperar para dispararle, luego de que descendió de la patrulla que tenía asignada.

Tras la huella

Agentes ministeriales trabajaron hasta cerca del mediodía de ayer en la búsqueda de toda evidencia que ayude a esclarecer el asesinato del comandante Gustavo Gerardo Garza.

Cinco patrullas de la corporación permanecieron en la entrada del Fraccionamiento Hacienda del Carmen, donde ocurrió el asesinato, en el que se presume que participó un francotirador.

El Barret es el clásico rifle de francotirador capaz de alcanzar un blanco de entre mil 300 y dos mil metros de distancia, el cual es utilizado por el Ejército de los Estados Unidos.

REDACCIÓN