— REDACCIÓN
7 de enero de 2013 / 02:58 p.m.

Monterrey  Una pareja de esposo fue ejecutada por un grupo armado que llegó a su domicilio en la colonia Tampico y abrió fuego en contra de toda la familia; en el ataque que se investiga como un asunto relacionado al narcomenudeo resultaron tres personas lesionadas de gravedad, entre ellas un pequeñito de solo cuatro años.

Este hecho violento ocurrió la noche del domingo poco después de las 19 horas en las calles de Francisco Beltrán y Mártires de Chicago, justo en el domicilio localizado en el 1225.

Las primeras investigaciones han establecido que el grupo armado llegó en al menos dos vehículos y abrían descendido dos personas con rifles de alto poder, presuntamente AK 47 o Cuerno de Chivo.

En la parte frontal del domicilio se encontraban bebiendo en la banqueta Marcelo Pérez Meques de 26 años; Rosalío Hernández Hernández de 23 años y Javier Hernández Hernández de 19 quienes recibieron en primera instancia los disparos del grupo de asesinos.

En su intento por escapar, presuntamente Marcelo ingresó al domicilio motivo por el cual los sujetos dirigieron las balas al interior del hogar.

Ya en el interior las balas alcanzaron a Esmeralda Hilario Castro de 23 años y a su pequeño hijo Marcelo Pérez Hilario de 4 quienes veían televisión en el interior.

En el lugar de los hechos quedaron sin vida producto de los disparos Marcelo Pérez Meques de 26 años y Esmeralda Hilario Castro, de 23 años cuyos cuerpos fueron localizados en la parte de la sala y entrada principal del domicilio.

Además del pequeño Marcelo de cuatro años quien fue atendido por personal de la Cruz Roja Mexicana y trasladado de urgencia al hospital Universitario ya que presentaba dos disparos en sus piernas con orificio de entrada y salida.

Rosalío Hernández Hernández de 23 y su hermano Javier de 19 también fueron llevados de urgencia al hospital; donde se dijo antes de la media noche que Rosalío se debatía entre la vida y la muerte ya que las lesiones de bala en su pecho y cuello eran muy delicadas.

Hasta esta madrugada las autoridades no tenían información precisa sobre quienes eran los objetivos o el objetivo de los homicidas, ya que por un lado los vecinos destacaron que la familia era tranquila, pero los hermanos Hernández no vivían en este sitio.

En la banqueta quedaron las cervezas que ingerían al momento de ser sorprendidos por los verdugos.

Asesinan a taxista

Después de haber sido privado de la libertad, un taxista fue asesinado en un terreno baldío en la colonia Villa de los Ayala, en Escobedo.

Según las primeras investigaciones de la autoridad, se estableció que el hombre fue levantado en su propio domicilio por sujetos desconocidos alrededor de las 12:30 horas de ayer en la colonia Hacienda del Topo, del mismo municipio.

El hoy occiso fue identificado como José Alonso Lugo Alfaro, de 40 años de edad, mismo que recibió múltiples impactos de bala, principalmente en pecho y cara.

Tras recibir los balazos con armas de grueso calibre, entre ellas de la llamada cuerno de chivo, su cuerpo quedó tendido boca arriba entre la maleza del terreno ubicado en las calles del Cerro del Mirador y Villa Juárez.

El hombre vestía un pantalón de mezclilla en color azul y una camisa blanca; era de complexión robusta, piel blanca y medía más de 1.70 metros de estatura.

El hallazgo fue reportado alrededor de las 14:30 horas, por lo que hasta el lugar se dieron cita policías municipales, elementos del Ejército Mexicano y de la Agencia Estatal de Investigaciones quienes resguardaron la zona, mientras los peritos realizaban las indagatorias correspondientes para dar con la pista de los responsables del crimen.

Alrededor de las 16:00 horas el cuerpo fue trasladado en una unidad del Servicio Médico Forense al Anfiteatro del Hospital Universitario, donde le realizará la autopsia de ley.

Hasta el momento se desconoce el móvil de este asesinato, por lo que las autoridades se darán a la tarea de realizar las investigaciones correspondientes.