ZYNTIA VANEGAS
11 de abril de 2013 / 10:10 p.m.

Monterrey.- • Aferrados al trabajo porque necesitan dinero para sacar adelante a sus hijos, así se mantienen los comerciantes ubicados en calles del centro de Monterrey.

Basta dar un recorrido por calles como 15 de Mayo y Colegio Civil, donde decenas de comerciantes permanecen en las calles ofreciendo diversa mercancía gorras, ropa, mochilas y hasta hot dogs.

Ante el retiro de los puestos en la calle Morelos, el resto de los vendedores que se instalan en calles aledañas, dicen vivir con miedo de que en cualquier momento llegue la policía y los quite con abuso de poder, como ha sucedido en otras ocasiones.

“Llegan a tu puesto y quítate, no te hacen correr con municipio sino con policías federales, somos comerciantes no delincuentes, tenemos más de 10 años aquí”, señaló un vendedor de hot dogs.

Los comerciantes aseguran que en campaña todos los candidatos prometen ayudarlos porque saben lo que cuesta ganarse la vida, pero al ser elegidos se olvidan de ellos.

“Nosotros estamos trabajando honradamente, contamos con los permisos, pero no lo respetan, te llevan, suben el carrito, nos quitan de aquí y a donde nos vamos a ir ,nada más cuando hay campaña no molestas a la gente, nosotros estamos dispuestos a pagar, pero no nos dan permiso”, señaló el vendedor de comida.

Por lo pronto dicen, apoyarán a sus compañeros y trabajaran cada día para llevar el alimento a su casa, porque tienen que sacar adelante a su familia.

Agregaron que no quieren que sus hijos ante la falta de dinero se conviertan en delincuentes, que son precisamente a quienes la policía debería eliminar de las calles.