30 de mayo de 2013 / 02:18 p.m.

México • Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno del Distrito Federal, aseguró que no hay ninguna denuncia oficial de los comerciantes del Centro Histórico de extorsiones por parte del crimen organizado.

Explicó que se han reunido con varios de los líderes del Centro Histórico para analizar las diferentes problemáticas y las acciones a realizar, y reiteró que el tema de las extorsiones no ha sido denunciado.

“No tengo el referente que marcaba alguna de las personas sobre eso (refiriéndose a las declaraciones de Guillermo Gazal). No tenemos pruebas, si nos hacen llegar alguna denuncia, pues la vamos a atender”, dijo.

Sin embargo, durante un recorrido se pudo corroborar que los ambulantes del Centro Histórico dominan la zona, pues al percatarse que alguien ajeno recorre calles como República de Venezuela, Argentina, Colombia y Bolivia, así como Del Carmen, lo detienen para cuestionar el motivo de su presencia.

Mientras MULTIMEDIOS recorría dichas calles, un grupo de aproximadamente 20 personas, algunas en motonetas, no permitió continuar el trayecto. Pidieron dejar de grabar o fotografiar la zona, argumentando que afectaban su trabajo, incluso demandaron revisar la cámara de video.

En una primera instancia, en la esquina de la calle República de Colombia, enfrente de al menos cinco policías de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, un grupo de al menos cinco presuntos ambulantes cuestionó el motivo de la visita y enseguida solicitó no grabar a sus compañeros.

Después, vía radio, arribaron más comerciantes informales, quienes “"aconsejaron"” recorrer otras zonas y no las antes mencionadas, pues “"mañana (hoy) tenemos aquí el operativo y dejamos de trabajar al menos 15 días"”, mientras revisaban la cámara de video.

El martes pasado, Guillermo Gazal, presidente de la Asociación de Empresarios y Comerciantes Unidos para la Protección del Centro Histórico (Procenthrico), declaró que los ambulantes están coludidos con Los Zetas, La Familia, Los Chinelos y Los Aferrados para cobrar derecho de piso, el cual oscila entre los 5 mil y 150 mil pesos.

Uno de los comerciantes formales reveló en entrevista que la forma de operar es a través de un menor, quien entrega una carta indicando que bandas delincuenciales piden pago por “derecho de piso”.

Semanas después, dijo, acude otro menor de edad para recoger la cantidad solicitada en un sobre. En caso de negarse o retrasarse en el pago, los supuestos integrantes del crimen organizado llegan, explicó el comerciante que no reveló su nombre por seguridad.

Aseguró que esta situación prevalece desde 2007 y que en caso de seguir, venderá su negocio y lo invertirá en otra entidad, incluso, en otro país, “"pues la situación está muy difícil. Tengo que pagar escoltas para mi esposa e hijos"”.

En tanto, Ricardo Navarro, presidente de la Cámara Nacional de Comercio Servicios y Turismo (Canaco-Servytur), aseguró que en los últimos años los afiliados no han sido víctimas de extorsiones, pero reconoció que los costos para evitarlas son “"muy caros"”.

“"Nadie tiene cobro de piso ni ha sido víctima del crimen"”; sin embargo, “"las empresas que tienen mucho flujo comercial tienen que invertir 17 por ciento de sus ganancias en sistemas de seguridad"”, explicó.

CECILIA MÉNDEZ, JOSÉ ANTONIO BELMAN Y LUIS MORENO