11 de abril de 2013 / 12:07 a.m.

Un grupo de 80 comerciantes invadieron el Palacio Municipal, después de las 13:00 horas, para pedir su reinstalación, ya que han pagado los derechos municipales correspondientes.

 Monterrey.- • Luego de que los retiraron de la Plaza Comercial Morelos, 80 comerciantes invadieron el Palacio Municipal y protestaron en la oficina de la alcaldesa de Monterrey, porque los quitaron, pese a que habían pagado los derechos municipales.

Con sus recibos, vigentes y con fecha reciente, los ambulantes invadieron el primer piso del Palacio de Cristal y se apostaron frente a la oficina de la alcaldesa, que no se encontraba en el lugar.

También llevaban otros recibos de años pasados, para demostrar que tienen mucho tiempo vendiendo en las calles y pagando sus impuestos municipales.

Encabezados por el diputado perredista, Eduardo Arguijo Baldenegro, los oferentes se posesionaron de los pasillos durante más de una hora, mientras su líder era recibido en el interior.

Miguel López Castro, quien dijo tener más de 30 años como comerciante en la Plaza Morelos, explicó que ellos pagan un impuesto municipal correspondiente al permiso de uso de suelo para vender en vía pública.

"Lo que hacen es que no nos reciben el dinero para luego ir a sacarnos, diciendo que no hemos pagado, pero aquí tenemos nuestros recibos, de hace muchos años".

La invasión de los comerciantes se dio poco después de las 13:00 horas, cuando concluyó el operativo en Morelos, encabezado por el titular de la Dirección de Comercio de Monterrey, Axel Miguel Velázquez Sedas.

Los comerciantes improvisaron sobre la marcha y, sin pancartas ni mantas, llegaron hasta el Palacio, donde exigieron ver a la alcaldesa.

El legislador Arguijo Baldenegro fue recibido por el Secretario Particular de la alcaldesa, quien le prometió tratar el asunto con la presidenta municipal y darles una respuesta.

Arguijo Baldenegro demandó más sensibilidad de Margarita Arellanes Cervantes.

"Ella debe entender que esta gente es de trabajo, necesita llevar sustento a sus familias y, por lo tanto, ella ha recibido un pago de ellos en las cajas de la Tesorería y ha consentido el hecho de que trabajen, aquí están los recibos, 14 de marzo de 2013; solicitamos que la gente se ponga a trabajar".

Argumentó que son jefes de familia, que buscan estar dentro de la ley, y es cuestión de voluntad del municipio para lograrlo.

Por lo pronto, dijo, se analizará el caso de los 80 comerciantes, dado que están mostrando pruebas de que están dentro de la ley y les ofrecieron una respuesta más tarde.

Ante el ofrecimiento, los comerciantes se retiraron, por lo pronto, mientras se define su situación, pero aclararon que no aceptaron un retiro, dado que ellos ya cumplieron con lo que la ley les pide.

FRANCISCO ZÚÑIGA ESQUIVEL