12 de mayo de 2013 / 12:00 a.m.

Monterrey.-   • Mientras que por un lado exigen que los comerciantes informales se retiren de la vía pública porque son competencia desleal y afectan la imagen del lugar, algunos comerciantes establecidos de la zona de Morelos y calles aledañas invaden también por su cuenta los espacios peatonales.

Mediante un recorrido por el lugar se constató que comercios que tienen locales sacan sus mesas para atender a su clientela o instalan anuncios de tijera en plena vía pública, sin ser molestados por la autoridad.

Esteban Gutiérrez, vendedor ambulante de la plaza comercial Morelos, que actualmente labora en ese punto sin ser impedido por la autoridad, gracias a un amparo, comentó que no es correcto que los establecidos invadan la vía pública cuando se quejan de eso.

“No es correcto, porque hay unos que se meten sin tener permiso aquí adentro. En algunos que sacan la mercancía. En las entrecalles, sí sacan las mesas, sacan, pues varias cosas. Ellos se enojan, pues, cuando nos ponía el municipio”.

“Uno no puede opinar en esto, uno nada más quiere trabajar”, declaró Esteban Gutiérrez.

Principalmente, en las entrecalles de Morelos es donde se observó que negocios de venta de comida, sacan sus mesas a la vía pública, mientras que otros tienen sus anuncios de tijera en el piso o a una altura de dos o tres metros.

Se trata de una situación similar a la que se da en los alrededores del Mesón Estrella, donde la administración municipal anterior retiró a los comerciantes informales, pero luego, los establecidos se apoderaron de banquetas y hasta carriles de estacionamiento, donde instalaron anuncios o sacaron mercancía.

El 11 de abril, apenas una semana después de su nombramiento, el teniente Axel Miguel Velázquez Sedas, mando de la Marina que encabeza la Dirección de Comercio, tuvo su primer altercado con los puesteros del primer cuadro de la ciudad.

A las 12:00 horas de ese día, Velázquez arribó al corredor peatonal de Morelos e inició el desalojo de más de 50 oferentes, apoyado por inspectores y decenas de elementos de la Policía de Monterrey.

Durante el dispositivo, llegaron abogados de la bancada legislativa local del Partido de la Revolución Democrática, que iniciaron la defensa de los trabajadores desalojados y con ello se rompió la calma con la que se realizaba el acto.

Los oferentes presentaron boletas de pago, permisos vencidos e incluso supuestos amparos, pero a todos se les emplazó a tramitar una licencia nueva, sin importar que algunos invocaron el recurso de la edad para evadir el operativo.

Ricardo Alanís