3 de julio de 2013 / 11:24 p.m.

Monterrey.- • Alrededor de los hospitales y clínicas de la Secretaría de Salud y del IMSS ubicadas en el municipio de Monterrey, son pocos los comerciantes informales que se atreven a volver a instalar sus puestos de comidas.

Será "hasta que las aguas se calmen" y las autoridades se olviden de los operativos de comercio que los demás volverán, indicaron algunos vendedores que se arriesgan a perder sus productos ante la necesidad de tener un ingreso para sus familias.

A finales de mayo, el municipio de Monterrey comenzó la limpia alrededor de los hospitales y clínicas a petición del IMSS, haciendo valer el reglamento para el Uso de la Vía Pública en el Ejercicio de la Actividad Comercial en Monterrey, retirando más de 50 negocios.

En un recorrido por los nosocomios ubicados en la avenida Félix U. Gómez se pudo observar que es donde más reincidencia hay, pues los comerciantes de tacos y fritangas burlan diariamente a la autoridad, haciendo uso de mobiliario práctico y apto para correr en caso de que lleguen los inspectores.

Alrededor del Hospital de Zona número 21, que se ubica en Juan Ignacio Ramón, entre Pino Suárez y Cuauhtémoc, son pocos los puestos semi-fijos que permanecen.

La persona que atiende uno de ellos aseguró que está dentro del límite permitido que es a 100 metros de la entrada, aunque en el reglamento señala al inmueble.

El señor Doroteo Sauceda tiene un puesto móvil de tortas a un lado del nosocomio donde ha estado por más de 45 años, las ganancias son pocas ante la proliferación de puestos de tacos y otras comidas.

"No me han tocado los operativos gracias a Dios, tengo 45 años en el puesto que abro de las ocho de la mañana hasta las cuatro o cinco, pero ya con esos puestos apenas vendemos unas 20 tortas o menos", indicó.

Los principales clientes de los puestos informales son familiares de pacientes quienes no tienen recursos para acudir a otro lugar a comer, o trabajadores de la zona.

Las opiniones respecto al comercio informal alrededor de los hospitales son divididas.

"Para mí no porque es insalubre, pero si les dan permiso pues qué se puede hacer, yo no compro ahí cuando vengo al hospital", indicó la señora María Teresa, quien esperaba a su familiar.

Según el artículo 50 del reglamento municipal, está prohibida la instalación de puestos semi-fijos a una distancia menor de 100 metros de hospitales, clínicas y otros inmuebles públicos.

SANDRA GONZÁLEZ