Adriana Esthela Flores 
1 de enero de 2013 / 07:07 p.m.

'Los Zetas', 'Templarios', 'el Golfo' y 'Nuevo Milenio' extendieron sus redes a estados como Veracruz, SLP, Durango y Zacatecas.

México • Por lo menos cuatro cárteles del crimen organizado están involucrados en la trata de personas en México, aseguró la directora de la Coalición contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina (CATWLAC), María Teresa Ulloa.

En entrevista, Ulloa señaló que de acuerdo con un diagnóstico de esta organización, los cárteles del Golfo, Zetas, Nuevo Milenio y Los Caballeros Templarios operan redes de trata en distintas modalidades.

“Hay unos que están operando directamente y otros que operan la parte final, que es la explotación. Hay otros que lo que hacen es venderles a los tratantes la protección para que puedan cruzar al otro lado”, explicó.

“El problema es que se van dividiendo, se descabezan y entonces tenemos Pacífico, Pacífico Sur, los lugartenientes y los de Acapulco y Oaxaca, Chiapas. Llega un punto donde ya no sabes con qué tipo de enemigo estás peleando”, destacó.

La participación de los cárteles del narcotráfico en el comercio de personas ha provocado una redistribución de este delito en México, volviendo focos rojos a entidades que antes no eran tan afectadas, como Veracruz, San Luis Potosí, Durango, Zacatecas, Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila.

Solo en Cadereyta, Nuevo León, CATWLAC documentó 115 casos de jóvenes desaparecidas en los dos años recientes.

Los Zetas es el grupo que obtuvo mayor notoriedad en este delito debido a las masacres de migrantes, como las ocurridas en Tamaulipas, o su participación en las redes que operan en Chiapas y Oaxaca.

“Por eso en esto hay que tener una visión de extraterritorialidad y de género, sobre todo en la trata sexual, porque el mayor número de víctimas son mujeres y niñas”, indicó.

Entre los estados que representan focos rojos, el primer lugar lo ocupa la Ciudad de México, a pesar de los operativos que se han intensificado desde 2009 contra la trata de personas.

De acuerdo con información de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, realizó más de 190 operativos en los que rescató a 187 víctimas y 160 delincuentes han sido consignados

“El Distrito Federal sigue siendo el principal lugar de origen y destino para la trata de personas no so-lo por la prostitución callejera sino por la proliferación de table dance y salas de masaje”, indicó.

De acuerdo con estimaciones de la asociación, en la Ciudad de México hay unas 250 mil personas víctimas de trata; con ello, la entidad agrupa a 20 por ciento de víctimas a escala nacional.

“Aquí también hay una redistribución, porque siguen los problemas en La Merced, en la delegación Venustiano Carranza, Tlalpan y Buenavista, pero ahora está también los alrededores del Metro Tacuba y Pino Suárez”, explicó.

Durante un recorrido se observó que, a pesar de la vigilancia policial, los puntos tradicionales del sexoservicio se mantienen sin mayores cambios.

Ulloa enfatizó que el objetivo de las entidades gubernamentales encargadas del combate a la trata no debe ser penalizar la prostitución sino el lucro con el cuerpo de otros.

“No queremos que las persigan a ellas. A ellas hay que darles alternativas. En nuestro programa ya estamos proponiendo los centros de reducción de daños para que les den atención médica y psicológica y que puedan reconstruir un proyecto de vida, porque la parte más importante es que la mayoría no se quieren reconocer como victimas para evitar todo el daño que están teniendo”, indicó.

De acuerdo con la PGR, las organizaciones delictivas transnacionales obligan a ingresar a unas 800 mil adultas y a otras 20 mil jóvenes cada año dentro de las 47 redes de tráfico sexual en México. En 2011, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) estimó que 10 mil mujeres sólo de esa capital fueron víctimas de la trata de personas.

Claves

Centros de explotación

- La Organización Internacional para las Migraciones identificó más de 35 destinos de explotación en México, principalmente en centros urbanos de Chiapas, Tabasco, Quintana Roo, Veracruz y el Distrito Federal.

- El libro Una nueva forma de esclavitud humana. El tráfico de mujeres en México, señala a Cancún, Acapulco, DF, Tijuana, Ciudad Juárez y Monterrey como polos importantes para la explotación sexual.