8 de agosto de 2013 / 07:51 p.m.

El madrugón de Tiger Woods para afrontar el primer episodio del US PGA tuvo un comienzo interesante y un final triste, con doble 'bogey', en Oak Hill (Rochester, Nueva York), una tarjeta de 71 golpes (1 arriba) y adusto el gesto para el que gobierna el golf mundial.

Tiger, quien desde 2008 acumula diecisiete tentativas frustradas en los torneos de Grand Slam, atravesó sus primeros nueve hoyos con dos 'birdies' y sensación de control. Después, un 'bogey' y el citado doble en el hoyo 9 selló otra tarjeta sobre el par este año para empezar un 'major', como le ocurrió también en el Abierto estadounidense.

Tras el turno matinal, el estadounidense Jim Furyk comanda la pizarra con 65 golpes (-5).

La mayoría de los favoritos, incluido el estadounidense Phil Mickelson, tomarán la salida en el turno de tarde.

EFE