1 de junio de 2013 / 01:55 a.m.

Operadores de la ruta 213, que trabajaban con la chofer fallecida en un accidente se mostraron contrariados y dijeron que ella siempre era muy cuidadosa.

 

Escobedo.- • Betty Gabriela era una persona apreciada por sus compañeros de la ruta 213, así quedó demostrado en la capilla funeraria donde se llevó a cabo el velorio en el transcurso del viernes.

Decenas de trabajadores de ese grupo de transporte, principalmente operadores, acudieron a darle el último adiós en los funerales ubicados en el municipio de Escobedo.

Hasta las capillas, localizadas en la avenida Juárez, arribaron también familiares y vecinos de la colonia Los Ébanos, de Apodaca, donde ella habitaba.

Este sábado el cortejo partirá a las 10:00 de la mañana a un panteón en Apodaca, donde sus seres queridos le darían cristiana sepultura.

Betty Gabriela Vázquez Monsiváis dejó en la orfandad a cuatro menores, cuyas edades oscilan entre los 3 y los 17 años. Ellos quedaron bajo el resguardo de su padre.

La trabajadora del volante, de 35 años, fue descrita como una buena persona, reconocida por su dedicación a sus labores en la ruta 213.

Sus compañeros dijeron estar sorprendidos por la versión que se dio inicialmente en torno al accidente, en el sentido de que ella fue la responsable al no respetar la luz roja de un semáforo.

Fuera de entrevista, pues dijeron estar impedidos para hablar, los operadores aseguraron que Betty era muy cuidadosa y tomaba muchas precauciones al realizar su trabajo.

Por ese motivo no creen la versión de que "se pasó el rojo", ya que la joven acostumbraba respetar los límites de velocidad y el reglamento de Tránsito.

Indicaron que seguramente ella se dirigía a la caseta de la ruta ubicada en el centro de Apodaca, después de haber recogido la unidad momentos antes en el taller de la colonia Metroplex.

Tenía el turno matutino y para las 5:00 horas debía iniciar su jornada. El percance se registró momentos antes de esa hora.

El hecho aconteció en el cruce de la carretera Mezquital-Santa Rosa y la avenida Concordia.Ella avanzaba por Concordia al oriente, cuando fue embestido su camión por un tráiler que circulaba de norte a sur, es decir, rumbo a El Mezquital.

Tras el brutal impacto la operadora salió proyectada de la cabina y quedó a 10 metros del vehículo urbano, pues no llevaba puesto el cinturón de seguridad.

El pesado vehículo de carga, con razón social "Transportes Cerda", era conducido por el joven Fernando Guadalupe Garza Salas, de 19 años y quien está bajo investigación en la agencia del Ministerio Público.

AGUSTÍN MARTÍNEZ