16 de abril de 2013 / 06:14 p.m.

El objetivo llamado permanencia se consiguió, asimismo el premio de la Liguilla, pero ahora, el técnico de Atlas Tomás Boy, espera redondear un gran campeonato venciendo al Guadalajara en el Clásico Tapatío.

Si bien nunca lo jugó como futbolistas y, a penas lo ha dirigido en una ocasión, el Jefe  quiere imponerse en el duelo más importante del futbol tapatí­o, mismo que divide en dos a la ciudad.

"Un clásico no se medirá por la cantidad de los puntos o por el estado actual de los equipos, se mide por la intensidad con la que se juega, hay otros valores que inciden en el rendimiento en ese partido, que tienen que ver con la tradición, con el odio deportivo, la rivalidad, la ciudad misma que se divide, y son cosas que hace muy diferente al equipo y hace que se maneje un plus. Más allá de que en el clásico pasado me reclamaron que no sentí­a (el clásico), pero sí­ lo siento, sé que se juega.

"No es una revancha necesariamente (por la derrota del torneo anterior), pero es un partido padrísimo que hay que jugar, en un estadio que seguramente estará lleno independientemente de cómo llegan los equipos, y sí­ me gustarí­a ganar el clásico. Me tocó jugar muchos clásicos con Tigres y me tocó ganar muchos, y como ya probé la derrota (en el Clásico Tapatí­o) y ahora quiero probar la victoria en este partido".

El Jefe aseguró que Miguel Sabah es chiva de corazón, por ello su negativa a principio de torneo de llegar a Colomos. "Sabah es chiva y le va a las Chivas, no iba a venir aquí, pero es un gran jugador". 

Rigoberto Juárez