ANTONIO VILLEGAS
13 de abril de 2013 / 12:56 a.m.

Villahermosa • El suspendido fiscal superior de Tabasco, Francisco Rullán Silva, compareció este viernes ante la Procuraduría General de Justicia para responder por una demanda interpuesta en su contra por autoridades que lo acusan de haber permitido un desfalco en el municipio de Jalapa.

Rullán fue suspendido temporalmente de sus funciones como presidente del Órgano Superior de Fiscalización por parte de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado, a la cual obedece, acusado de negligencia en la fiscalización de los recursos durante el sexenio de Andrés Granier, esto el viernes pasado.

Este viernes, acompañado de un grupo de abogados, Rullán se presentó ante la Procuraduría General de Justicia de Tabasco para responder a una demanda que interpuso en su contra el ahora ex edil de Jalapa, Luis Deyá Oropeza, por no haber integrado bien una denuncia por el desfalco de al menos 5 millones de pesos al erario durante el trienio 2007-2009, que permitió la liberación del ex edil Antonio Priego Oropeza.

La diligencia se realizó a puertas cerradas en la Agencia Especializada del Procuraduría local, sin que el funcionario suspendido emitiera declaraciones a la prensa.

La denuncia fue presentada el 29 de diciembre del 2012, dos días antes de concluir el trienio de Luis Deyá, por los delitos de ejercicio indebido del servicio público, encubrimiento, coalición de servidores públicos, ayuda a eludir investigaciones al delincuente y abstención de conocer de un asunto que le corresponde, previstos y sancionados por el Código Penal en Vigor.

Además, Rullán enfrenta en el Congreso local un proceso de destitución por su actuación en la calificación de las cuentas públicas de Andrés Granier, que dejaron a Tabasco en lo que el mandatario actual define como "zona de desastre".