Redacción 
29 de agosto de 2013 / 12:21 a.m.

Guadalupe.- • Son dos policías de la Secretaría de Seguridad Pública del municipio de Guadalupe quienes han comparecido hasta el momento ante el Agente del Ministerio Público que investiga el homicidio del tapicero al que detuvieron el pasado 31 de julio, y 15 días después apareció sin vida.

Fueron los uniformados municipales que tripulaban la unidad 148, quienes comparecieron en calidad de presentados ante el fiscal que integra la averiguación por la muerte violenta de Eustacio Sorola Hernández, de 59 años de edad.

En las diligencias, los servidores públicos municipales aseguraron que el 31 de julio, cuando desapareció el tapicero, solo se concretaron a realizar su detención por supuestas faltas administrativas.

Dijeron que lo detuvieron en calles de la colonia Zozayita junto con un amigo, y que a ambos los trasladaron a las instalaciones de la corporación policiaca, de donde posteriormente llevaron al tapicero a la Cruz Verde para que le realizaran el dictamen médico correspondiente.

Los tripulantes de dicha unidad agregaron que dejaron a Eustacio Sorola en las instalaciones del puesto de socorro y, presuntamente, no volvieron a saber de él.

La versión de los policías se anexó a la averiguación previa que integra el representante social y en la cual continúan con las investigaciones del hecho violento que trascendió el pasado fin de semana, cuando los hermanos de Eustacio identificaron su cuerpo en el Servicio Médico Forense del Hospital Universitario.

Los testigos reconocieron el cadáver que el pasado 16 de agosto fue descubierto en estado de descomposición en el lecho del río La Silla, a la altura de la colonia Los Lermas, a varios kilómetros de donde había sido detenido por andar en estado de ebriedad.