15 de diciembre de 2013 / 03:09 a.m.

Monterrey.- La Navidad es una época de dar y recibir. Por ello, prácticamente todos gastan el aguinaldo y los ahorros de casi todo un año en estas fechas.

Las tiendas lucen abarrotadas y con el alboroto de las compras, pocos recuerdan que en casi dos semanas un nuevo año llega... y con él,  nuevas reformas, aumentos e impuestos.

Hay quienes desde estas fechas saben que algunos de los peores pagos se avecinan.

Y con nuevas reformas la idea de la gente sobre éstas parece estar algo confundida.

Pero más sabe el Diablo por viejo que por Diablo, y son las personas con mayor experiencia las que sabe qué se avecina en el 2014.

Don José sabe que son las jóvenes familias las que más sufren, pues son los que menos previenen la ola de incrementos.

Así que si aún no se termina su aguinaldo espere, trate de sacarle el mayor jugo posible, y recuerde que en dos semanas la cuesta de enero lo recibirá.

ISRAEL SANTACRUZ