1 de octubre de 2013 / 01:48 p.m.

La comunidad LGBTTTI decidió subir el tono de la exigencia y este lunes comenzó un plantón afuera del Congreso del Estado para exigir la legalización en Nuevo León de los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Los manifestantes señalan que las 10 iniciativas sobre discriminación y matrimonios gay continúan olvidadas.

Así, cerca de las 09:00 de ayer, integrantes de distintos colectivos como Fundación Diversitas, Comunidad Metropolitana A.C. e Iglesia Casa de la Luz, entre otras asociaciones iniciaron con la instalación de una carpa en donde, encabezados por Mario Rodríguez Platas, dijeron que permanecerán hasta que la reforma al Código Civil de NL sea aprobado.

“Pero no es huelga de hambre… ¡Es plantón!”, aclaró Rodríguez Platas, quien también consideró conveniente aclarar: “Aparte tampoco es huelga de hombres”.

Ahí colocaron cerca de un centenar de fotocopias con las notas que a lo largo de los años han sido publicadas en distintos medios de comunicación local acerca de esta temática y la discriminación que sufren estos grupos.

También una lona con la imagen de Alfredo Rodríguez Dávila, líder de los diputados del PAN, y la foto de la diputada Carolina Garza, coronada como la reina de la homofobia, ambos señalados como los principales opositores de las iniciativas por sus principios de derecha, acompañaron la protesta.

Fue precisamente Rodríguez Dávila uno de los primeros en darse cuenta de la manifestación, ya que la carpa fue instalada entre el estacionamiento y el Pleno del Congreso, por la zona de la Macroplaza, paso obligado de los diputados locales.

Sin embargo, el líder albiazul, quien llegó acompañado de su homólogo del PRI, Édgar Romo, simplemente no volteó a ver el “plantón” y pasó de largo sin mirar, a lo que el coordinador priista, hizo segunda y, apretando el paso, se dirigieron al salón del Pleno.

“Tenemos las manos llenas con muchísimas iniciativas, es imposible tramitar este tema en este período”, dijo más tarde Rodríguez Dávila.

Quienes sí se acercaron a saludar fueron los diputados panistas Juan Carlos Ruiz, Enrique Barrios y Rebeca Clouthier. También se acercó el priista Fernando Galindo.

Los inconformes esperaron y esperaron la llegada de Carolina Garza, pero esto no ocurrió, así que una vez iniciada la sesión ordinaria, pasadas las 11 de la mañana, optaron por acudir directamente a entregarle la corona y el nombramiento de “Reina de la Homofobia”, pero los guardias deseguridad del Legislativo les impidieron el acceso.

Los grupos pro gay permanecerán ahí hasta que sus peticiones sean escuchadas. “Ya agotamos todas las vías formales, ahora vamos con las informales”, advirtió Rodríguez Platas.

— REYNALDO OCHOA