20 de febrero de 2013 / 02:54 a.m.

Los afectados denunciaron que elementos de la Policía Federal y la PGR implementaron un operativo en una discoteca de Monterrey, donde realizaron robos y vejaciones contra los asistentes, además de detener a algunos y cobrarles dinero por liberarlos.

 Monterrey.- • La Comisión Estatal de los Derechos Humanos abrió una investigación contra elementos de la Policía Federal y la PGR tras una queja presentada por integrantes de la comunidad gay de Nuevo León, que denunciaron vejaciones y abuso de autoridad cometidas por servidores públicos de ambas dependencias.

En rueda de prensa, representantes de los afectados explicaron que los hechos ocurrieron el pasado 14 de febrero en el negocio Parking Club, ubicado en la calle Allende en el centro de Monterrey, mientras un concurso de belleza tenía lugar al interior del establecimiento.

“Les robaron accesorios, dinero en efectivo, celulares, etcétera, posteriormente subieron a más de 70 personas a varios autos que no contaban con ningún número de identificación a decir de los propios retenidos y los trasladaron a una oficina que se encuentra en las inmediaciones del parque España.

“De lo que tenemos también conocimiento pleno, por existir varios testigos que lo corroboran, es el caso de uno de los concursantes que fue golpeado, despojado además de sus pertenencias y torturado al colocarle una especie de electrodos en los testículos para finalmente abandonarlo semidesnudo en la avenida Morones Prieto”, detalló Mario Rodríguez Plata, a nombre de los afectados.

El parte que investiga la CEDH establece que el resto de las personas retenidas fueron liberadas tras entregar cantidades que fluctuaban entre los 500 y 2 mil pesos, pese a no haber cometido delito o falta administrativa alguna.

La versión de los quejosos apunta a que el operativo iba encaminado a detectar la compra y consumo de estupefacientes en el citado negocio.

Por ello, Rodríguez Plata cuestionó que la acción policiaca concluyera sin personas detenidas pero con múltiples atropellos en contra de las personas que se encontraban en el concurso.

“No estamos en contra de los operativos, como tampoco criticamos a las instituciones a las que pertenecen los elementos policiacos represores, eso sí, consternados de lo que algunos malos elementos realizan en contra de la sociedad”, expresó.

Catalina Rivera Díaz, primera visitadora general de la CEDH, indicó que se valorará el caso específico y se podrían generar algunas recomendaciones, entre ellas al Estado para que garantice la seguridad de la comunidad lésbico gay.

Anticipó que por lo pronto conocerán de esta situación y se solicitará un informe a las autoridades señaladas para que presenten su versión de los hechos.

LUIS GARCÍA