JAVIER TRUJILLO
10 de mayo de 2013 / 02:18 a.m.

Acapulco, Gro. • Integrantes de la Policía Comunitaria este día desarmaron a 18 elementos de Seguridad Pública de los municipios de San Luis Acatlán y Malinaltepec: les confiscaron 18 fusiles AR-15, tres pistolas calibre nueve milímetros, y en Acapulco reportaron como "robadas", más de 100 armas.

Los decomisos ocurrieron en tres municipios de la entidad: uno enclavado en la región de la Costa Chica, San Luis Acatlán; otro en la Montaña de Guerrero y el destino de playa del puerto de Acapulco.

En los municipios de La Montaña y Costa Chica en acciones más radicales de las fuerzas de la Comunitaria, se desarmó a Policías Preventivos de los municipios de Malinaltepec y San Luis Acatlán.

En tanto que en Acapulco, un operativo de revisión del armamento arrojó que se han "extraviado" más de un centenar de armas, de la Secretaría de Seguridad Pública, algunas de las cuales los uniformados de este destino de playa reconocieron que "las tenían en sus casas".

En San Luis Acatlán y Malinaltepec, integrantes de la Policía Comunitaria desarmaron a 18 efectivos de seguridad municipal.

En las acciones a los uniformados les quitaron 18 fusiles AR-15, tres pistolas de cargo calibre nueve milímetros de la marca Pietro Beretta; 10 de celulares, 2 chalecos antibalas y 12 equipos de radio comunicación.

Primero al filo de las 12:50 horas, medio centenar de comunitarios llegaron frente a la casa del alcalde priista Alejandro Contreras Velázquez y despojaron de cuatro fusiles AR-15, tres pistolas, equipos de radio comunicación, chaleco y celulares a los uniformados sin que opusieran resistencia.

-¡Órale!, desármenlos, ordenó un mando de la Policía Comunitaria.

Asustado el jefe policiaco, primero se resistió y en seguida le despojaron del fusil y de su radio.

Otro más ordenó al resto de los policías preventivos del Municipio de San Luis Acatlán, "Órale compas, entreguen el equipo, el arma, el radio, el cargador, todo entréguenlo", ya de retirada el jefe policiaco que cuidaba la casa del alcalde sanluisteco, le dio las gracias a los comunitarios.

Luego en caravana se dirigieron a las oficinas de Telecom, donde estaba un policía preventivo municipal con un fusil AR-15, y un radio de comunicación marca ICON, mismos que le quitaron los comunitarios, ante el miedo reflejado en el rostro de las mujeres que iban a cobrar sus giros.

El operativo para desarmar a los uniformados del municipio en la región de la Costa Chica, no tardó ni diez minutos.

Minutos después otro comando de la Policía Comunitaria se dirigió a los municipios de la región de la Montaña en Malinaltepec, donde desarmaron a diez policías preventivos y los despojaron de armas y equipos de comunicación.

Ya cerca de las 15 horas el vocero de la Casa de Justicia de San Luis Acatlán, Raúl de Jesús Cabrera, confirmó el operativo de desarme y adelantó que habrá más sorpresas si el gobierno del estado se niega a negociar.

"Eso significa que no quieren arreglar, incluso hoy metieron tres grupos de empleados del gobierno disfrazados de Oportunidades, Promotores Alfabetizadores y transportistas, ya los detectamos, y se les dijo que se les iba a detener, son gente del gobierno que está disfrazada", reprochó.

De Jesús Cabrera, dijo que el acuerdo de la asamblea comunitaria es seguir avanzando, y que será una sorpresa para el gobierno.

-¿Hay una serie de planteamientos, cuáles son?

-Nos los vamos a reservar, no vamos a anticipar, está en manos de la comunidades y si ellos no quieren el diálogo, nosotros vamos a seguir avanzando, retó.

Antes por la mañana Eliseo Villar Carrillo, coordinador general de la CRAC y de la Casa de Justicia, dio lectura a un pronunciamiento de diez planteamientos y lo dirigió al Presidente Enrique Peña Nieto y al gobernador del estado Ángel Aguirre, y exigieron frenar el hostigamiento, cancelar causas penales, averiguaciones previas contra integrantes de la CRAC.

Además dentro de las 10 peticiones destaca la exigencia del uso de armas de alto calibre (sic); autorización de la licencia colectiva 110 de la Sedena, así como el libre tránsito de la Policía comunitaria en Guerrero y todo el territorio nacional.

En asamblea los integrantes de la CRAC votaron y rechazaron la propuesta del gobierno estatal para de mover la sede de la mesa de negociación.

Por lo que ante la negativa del gobierno de Guerrero de reunirse con los líderes de la CRAC, la asamblea comunitaria acordó realizar acciones similares a las detenciones de funcionarios.