21 de septiembre de 2013 / 06:34 p.m.

Las lluvias llenaron las presas de la entidad y de estados vecinos, además de los mantos acuíferos de la zona

Monterrey.- • El agua de la lluvia que cayó en Nuevo León a causa del fenómeno meteorológico “Ingrid” fue más benéfico que perjudicial para la entidad, pues según la Comisión Nacional del Agua, acabó con una de las principales preocupaciones de las autoridades estatales en los últimos meses: la sequía.

Oscar Gutiérrez Saldaña, delegado estatal de la CNA, expuso que las precipitaciones a causa de la tormenta tropical que durante la última semana causó conflictos viales y deslaves en algunos sectores, dejó grandes beneficios en cuanto a captación de agua de lluvia, al grado incluso de finiquitar con la sequía que puso en jaque a sectores ganaderos y agrícolas.

Según el delegado de la dependencia federal la cantidad de agua que cayó con “Ingrid” es tal que no sólo llenó las presas de la entidad y estados vecinos, sino los mantos acuíferos de la zona, al grado de que con cualquier precipitación menor volverán a reabastecerse al momento de necesitarse.

Sin embargo, aunque la sequía por el momento fue abatida, Oscar Gutiérrez estimó que la cantidad de agua alcanzará para suministrar a Nuevo León por espacio de tres años, por lo que lejos de malgastar el agua en los próximos 36 meses se debe de buscar un programa para hacer más eficiente su uso.

Debido a que las lluvias no han concluido, el delegado de la CNA detalló que la presa Cerro Prieto desfogó agua de su interior la tarde de ayer, aunque esta acción sería replicada al menos en la presa de La Boca, al grado de que al cierre de la temporada de lluvias estos almacenes queden con un 100 por ciento de su capacidad.

ISRAEL SANTACRUZ