21 de marzo de 2013 / 06:42 p.m.

Llenos totales registraron ya los hoteles de la norteña ciudad de San Pedro Sula debido al entusiasmo que tienen los hondureños por disfrutar este viernes en el Estadio Olímpico el partido Honduras-México.

De hecho, el asueto decretado por el gobierno a partir del lunes próximo con ocasión de la Semana Santa se ha iniciado a partir de este jueves para la burocracia hondureña.

Al menos los ejecutivos de varias instituciones en Tegucigalpa han comunicado a sus allegados que no los busquen en sus oficinas porque este jueves se están trasladando a San Pedro Sula.

Banderas hondureñas en los vehículos, venta de camisetas de la selección nacional en centros comerciales y por parte de los vendedores ambulantes, anuncios de bebidas baratas y comidas especiales para los que lleguen a ver el partido son parte de las promociones que ofrecen los restaurantes en Tegucigalpa.

En San Pedro Sula se reporta que han llegado alrededor de 300 periodistas y enviados deportivos de televisoras y periódicos, incluso centroamericanos, por el interés que ha despertado este encuentro de las eliminatorias de la Concacaf rumbo al mundial de Brasil 2014.

Como parte de la efervecencia en torno a este partido, la prensa local destacó las declaraciones del mexicano José Treviño, entrenador del Real España, cuya casa es San Pedro Sula, quien sorpresivamente aseguró que va con Honduras.

"El día del encuentro yo voy con Honduras, porque me conviene que Honduras gane y vaya al Mundial. El cariño es con México, pero el cariño no me comprará nada en súper (mercado) y en este momento mi fuente de trabajo está en Honduras", declaró.

Se espera que la Selección Mexicana llegue al aeropuerto Ramón Villeda Morales de San Pedro Sula a las 13:00 hora local, en un vuelo privada, y que a las 18:00 hora local brinde una conferencia de prensa en el hotel Intercontinental donde se hospedará.