HERIBERTO SANTOS
14 de junio de 2013 / 09:59 p.m.

Ecatepec • Con la entrega de 11 cheques por un monto de 585 mil pesos concluyó el reparto de apoyos de los gobiernos federal y del Estado de México a los damnificados por la explosión de una pipa de gas ocurrida hace más de un mes en el kilómetro 14 de la autopista México-Pachuca, a la altura de la comunidad de San Pedro Xalostoc del municipio de Ecatepec.

El secretario del Agua y Obra Pública del Estado de México, Manuel Ortiz García, explicó que en total se distribuyeron 14 millones 279 mil 213 pesos, de los cuales la federación aportó seis millones 547 mil 815 pesos y el gobierno estatal siete millones 271 mil 214 pesos.

Detalló que dos millones 427 mil 500 pesos se destinaron para apoyo de viviendas, un millón 142 mil pesos a vehículos, 470 mil pesos a lesionados, tres millones 240 mil pesos se repartieron a personas que perdieron algún familiar, un millón 150 mil pesos en tarjetas electrónicas, un millón 634 mil 950 pesos en despensas, cobertores y entrega de animales, así como otros tres millones pesos en otros rubros.

Precisó que se apoyó en total a 100 personas que sufrieron la pérdida de algún familiar, que resultaron lesionadas, que sus casas registraron afectaciones o que sus vehículos tuvieron daños, ocasionados por el estallido del estallido de la pipa de gas de doble remolque ocurrida la madruga del pasado 7 de mayo.

Consideró que se atendió a todas las personas o familias que sufrieron algún tipo de afectación. "No tenemos identificadas más personas que hayan sido lesionadas o afectadas que no se les haya apoyado o hayan recibido ayuda".

Agregó: "Hemos atendido con toda puntualidad a las personas de la zona, pero si hay alguien que no haya sido apoyado, que lo haga de conocimiento a las autoridades para ver de que manera se les ayuda".

Con respecto a las 35 casas que resultaron afectadas durante la explosión, precisó que sólo 11 sufrieron daños severos. De éstas, precisó, los propietarios de cinco nos pidieron que nos les hiciéramos nada y en las siete restantes se han hecho trabajos de rehabilitación, como reparación de techos, construcción de bardas y pisos, instalación de puertas y ventanas, entre otros.

Resaltó que sólo una, la que se ubica en la avenida de Las Torres, donde cayó el contenedor que explotó y donde murieron cuatro personas, un matrimonio y sus dos hijos, se demolió y se está reconstruyendo.