9 de junio de 2013 / 12:25 a.m.

Guadalupe.-   • Las pruebas de control y confianza a los elementos de la policía de Guadalupe han sido los más rápidos desde que se comenzaron a implementar en las distintas corporaciones policiacas en Monterrey y el área metropolitana.

En ocho horas los oficiales ya se encontraban realizando las labores normales de patrullaje en el municipio, pues fueron liberados entre las 23:00 horas del viernes y las 3:00 del sábado, una vez concluidas las pruebas a las que fueron sometidos.

Y es que luego del operativo realizado la mañana del pasado viernes, 705 elementos de la corporación fueron retenidos para este tipo de pruebas, por parte de la Agencia Estatal de Investigaciones, PGR y Ejército Mexicano, tomando el cargo de vigilancia en el municipio los elementos de la Fuerza Civil.

Los primeros 679 elementos fueron liberados las primeras horas de este sábado, en tanto que los 26 restantes terminaron sus pruebas en el transcurso del día por lo que se reincorporaron a sus labores normales de vigilancia en el municipio, a quienes les tocaba estar de turno.

De todos los elementos revisados, solo uno fue encontrado con una orden de aprehensión, pero por otro delito diferente al de halconeo, como en un principio se había manejado de manera extraoficial por una fuente que filtró la información sobre las acciones que se realizaron.

“Fue una imprecisión de una persona que de manera informal filtró esta información equivocada, la realidad es que nada que ver, es un delito diferente, el delito de halconeo tiene que ver directamente con colaboración con delincuencia organizada y hace que el ciudadano pierda la confianza. El delito de abuso de autoridad es ordinario, muchas veces los criminales, cuando son detenidos, presentan a través de sus abogados una demanda de abuso de autoridad contra la policía que los detuvo”, explicó el alcalde de Guadalupe, César Garza.

Los elementos policiacos continuaron sus labores normales de patrullaje en los distintos puntos y además de la sobrevigilancia en el edificio de la corporación, donde fueron apostados elementos armados como comúnmente se les puede observar, además de los oficiales de tránsito que retiran a solo algunos vehículos que se estacionan incluso en el edificio contiguo al de la dirección de Policía de Guadalupe.

Alberto Vázquez