Iram Oviedo 
26 de julio de 2013 / 09:27 p.m.

 

Monterrey.- • El abandono de un automóvil al que se le poncharon las dos llantas del lado derecho y cuyo conductor decidió dejarlo en medio del bulevar Antonio L. Rodríguez, por poco y causa un aparatoso percance que pudo haber terminado en tragedia.

La situación que puso en riesgo a decenas de automovilistas, personal de la Fuerza Civil de Nuevo León y hasta camarógrafos con reporteros, sucedió la mañana de este viernes entre el puente Miravalle y la avenida Gonzalitos, al poniente de Monterrey.

Se trataba de un auto Avenger color blanco con placas SJZ-76-09, mismo que fue cerrado completamente por su propietario.

De acuerdo a los datos obtenidos, aparentemente un hombre fue el que descendió del automóvil, luego de la ponchadura de los neumáticos.

Alcanzó a poner los seguros y a salvaguardar su integridad física, antes de que algún otro vehículo lo impactara.

Pero se fue del lugar de los hechos, hasta que otro conductor dio aviso a las autoridades, arribando policías de la Fuerza Civil, quienes abanderaron la zona.

El coche quedó en dirección de San Pedro hacia Monterrey, pero la patrulla estaba en dirección opuesta.

Los conductores que iban a Monterrey por poco y se estrellaban con el coche, porque nunca se imaginaban que había un vehículo en medio de los carriles y sin luces.

Hasta un camión de personal por poco y se estrella, pero al virar el volante a la derecha, el chofer casi cae al lecho del río Santa Catarina.

De rato llegó personal de la Policía de Monterrey y de Tránsito, por lo que la situación fue menos complicada con la presencia de patrullas.

Por lo pronto se investiga ya la identidad del dueño del auto, para saber a ciencia cierta qué fue lo que sucedió al respecto.