5 de febrero de 2013 / 01:33 p.m.

El trágico percance que provocó la movilización de los cuerpos de rescate, sucedió a eso de las 00:50 horas en las avenidas Ruiz Cortines y Rangel Frías, a la altura de la colonia Residencial Lincoln.

 

Monterrey.- A más de 150 kilómetros por hora, un conductor encontró la muerte tras estrellar la camioneta que manejaba contra dos luminarias y quedando prensado al chocar con un poste, al poniente de Monterrey.

El trágico percance que provocó la movilización de los cuerpos de rescate, sucedió a eso de las 00:50 horas en las avenidas Ruiz Cortines y Rangel Frías, a la altura de la colonia Residencial Lincoln.

La víctima se llamaba René Esquivel de la Rosa, de 26 años de edad, con domicilio en la calle Uranio 517, en la colonia Valle de Infonavit, según una credencial de elector.

El joven viajaba a bordo de una camioneta Adventure con placas RH-09-147, misma que quedó completamente destrozada.

Testigos refieren que el conductor circulaba a velocidad inmoderada, a poco más de 150 kilómetros por hora.

Circulaba por Ruiz Cortines al poniente, ya que se presume se dirigía hacia su casa, cuando perdió el control de la camioneta.

Primero se llevó de encuentro dos luminarias para después terminar estrellándose contra un poste de luz mercurial.

Paramédicos de la Cruz Verde Monterrey, Protección Civil Municipal y del Estado, así como de Emergencias Médicas arribaron al lugar tras el llamado de alerta.

Durante unos 15 minutos los paramédicos estuvieron luchando porque el joven sobreviviera, aplicándole los primeros auxilios, luego de ser sacado del vehículo utilizando el equipo de rescate urbano.

Sin embargo, Esquivel de la Ros perdió la batalla contra la muerte ante la mirada de decenas de personas que se acercaron a ver el accidente.

El personal de Tránsito Monterrey tomó conocimiento de los hechos mientras el cuerpo del conductor era cubierto con una sábana decretándose que había fallecido.

El Ministerio Público dio fe de lo sucedido, ordenando el traslado del cadáver al anfiteatro del Hospital Universitario.

IRAM OVIEDO