10 de abril de 2013 / 11:15 a.m.

Apodaca • Con algunos golpes en su cuerpo, resultó una joven que conducía su automóvil a exceso de velocidad y terminó volcado, presuntamente cuando dormitó al volante, quedando además el vehículo de modelo reciente con severos daños.

El accidente fue reportado poco después de las 03:00 en la avenida Miguel Alemán a la altura del puente de la Vía a Matamoros en el municipio de Apodaca Nuevo León.

La conductora fue identificada como Karla Erika Yuen González de 34 años de edad, quien reside en el municipio de Guadalupe, de acuerdo con documentos que entregó a los oficiales de vialidad de Apodaca.

Yuen González fue auxiliada de los golpes que presentaba por parte de los paramédicos de la Cruz Roja metropolitana, quienes la trasladaron a un hospital particular en el centro de Monterrey.

La joven quien tiene su domicilio en La Huerta 452 de la colonia Hacienda San Miguel en Guadalupe, conducía un automóvil Bora con placas de circulación SNZ6351 de Nuevo León, el cual resultó con severos daños después del impacto y volcadura.

En cuanto al estado en el que se encontraba la mujer, los oficiales de vialidad, señalaron que sería llevada a un dictamen médico para determinar si había ingerido bebidas embriagantes.

“Lo que nos comenta la muchacha, es que viene del trabajo y al parecer venía cansada y se durmió al volante, pero si venía a velocidad, por eso al impactarse con el muro, el automóvil se volcó sobre su costado izquierdo, aunque no le pasó nada solo algunos golpes” señaló uno de los oficiales que tomó conocimiento del accidente.

Los oficiales de vialidad que recabaron los hechos, señalaron que la joven se desplazaba por la avenida Miguel Alemán, en la circulación de sur al norte, cuando por la velocidad, perdió el control de la unidad, impactándose contra uno de los muros del puente para después quedar volcado el automóvil.

El parte del percance fue enviado al departamento de peritajes de la Secretaría de Vialidad para que se haga cargo de pagar los daños que ocasionó en el percance.

ALBERTO VÁSQUEZ