26 de julio de 2013 / 02:35 a.m.

Con el objetivo de disputar el título mundial medio del WBC a Julio César Chávez jr, el coahuilense Marco Antonio Rubio combatirá contra el colombiano Dionisio Miranda en el Palenque de la Feria de Chihuahua.

Primer clasificado y retador obligatorio en peso medio al título que dejó vacante por lesión Sergio Martínez, el "Veneno" Rubio está obligado a derrotar a "Mr Nocaut" Miranda y esperar la pelea de Chávez jr vs Brian Vera el 7 de septiembre en Los Angeles.

"No me puedo dar el lujo de sufrir una derrota que frenaría la esperada revancha ante Chávez jr", comentó Marco Antonio, quien perdió en enero del 2012 ante el hijo del legendario JC, en San Antonio, Texas.

Rubio tendrá la oportunidad de disputar de nueva cuenta la corona de peso medio del WBC, tras ser reinstalado como número uno luego de una demanda por incumplimiento del examen antidopaje que debió practicarse el junior, después de la pelea en el Alamodome.

Acerca de su combate en la ciudad de Chihuahua, el "Veneno" se dijo agradecido por el trato de la gente, "peleé hace 15 años aquí en Chihuahua como amateur, mi padre falleció en Ciudad Juárez, me siento vínculado con el estado", recordó.

Acerca de su preparación, mencionó el lagunero, "estuvimos más de dos meses y medio en Oxnard con mi tocayo el "Dorado" Reyes y como buen profesional tengo en la mira la pelea inmediata, sé que enfrento a un noqueador y como tal vamos a afrontar el compromiso, esta pelea es dedicada para todos los chihuahuenses, soy agradecido y cuando me tratan como me han tratado aquí, es lo menos que puedo hacer".

"Esta pelea tiene más presión, mi futuro está en juego y nos preparamos a conciencia, tenemos que concentrarnos en el objetivo del título del mundo", finalizó.

Notimex