20 de marzo de 2013 / 03:13 a.m.

El técnico Ignacio Ambriz mantiene despiertos a sus jugadores de Querétaro para que no caigan en exceso de confianza por la buena racha que han conseguido, al decirles que si se confían pueden convertirse en el peor enemigo.

"No podemos dormirnos, no podemos decir que ya estamos del otro lado porque estamos en buen momento. Creo que de hoy en adelante el peor enemigo somos nosotros mismos y no podemos confiarnos. No estamos listos para pensar en otra cosa que no sea el pelear el descenso", declaró.

Ambriz llegó a la dirección técnica para la jornada seis y suma tres empates y tres victorias, estas en los últimos juegos, para poner a Gallos Blancos con la posibilidad de evitar el descenso, al combinar sus buenos resultados con las derrotas de San Luis.

Y aunque sigue en último lugar en la clasificación de porcentaje, ya está a sólo cuatro puntos de Reales.

"Si hoy terminara el torneo estaríamos descendidos, tenemos que preparar y pensar que el sábado contra Santos es un partido muy difícil", afirmó.

El cuadro queretano se encuentra concentrado en esta localidad para aprovechar la pausa de este fin de semana del campeonato mexicano para aumentar el trabajo interno del grupo.

"Trabajaremos algunos aspectos tácticos, pero más que nada es para convivir y saber, y hacerles entender que es cierto que vamos bien, pero al final no hemos logrado nada", expresó.

Dijo que "tenemos que mejorar aspectos, a lo mejor nuestro contraataque, nuestra posesión de pelota. Entonces creo que al final, como entrenador nunca estás contento, nunca estás satisfecho. Al final quieres que el equipo logre tener un buen cierre porque creo que lo vamos a tener muy complicado".

Notimex