7 de junio de 2013 / 03:34 a.m.

Luis Suárez dificulta la vida a las defensas con sus fintas y potencia, y tiene un extraordinario olfato para el gol. Muchos le consideran uno de los mejores artilleros en el fútbol mundial. Pero la estrella de la selección uruguaya ha llamado la atención por otras razones, avergonzando a su club, Liverpool, por acciones cuestionables en la cancha.

Suárez, de 26 años, recibió numerosas críticas en la Copa del Mundo de 2010 por usar la mano para desviar un disparo de Ghana que se iba a las redes en los instantes finales de su partido por los cuartos de final. La jugada, vilipendiada por muchos, eventualmente le dio a los uruguayos el pase a semifinales en el torneo.

Desde entonces, Suárez ha enfrentado problemas mayores.

Fue suspendido por 10 partidos en la liga Premier en abril por morder al defensor de Chelsea Branislav Ivanovic. Quedó fuera por los últimos cuatro encuentros de la campaña en la liga —aun así finalizó con 23 goles— y se perderá los seis primeros de la próxima.

Y no es la primera vez que hace algo así. En 2010, cuando jugaba en la liga holandesa, fue suspendido por siete partidos por morder a otro jugador, lo que le ganó el apodo del "Caníbal del Ajax".

Un año más tarde, en Liverpool, fue suspendido por ocho partidos por epítetos racistas contra el zaguero del Manchester United Patrice Evra, que es negro. Después se negó a estrechar la mano de Evra antes de un partido, lo que le atrajo más críticas.

Además, tiene reputación de fingir faltas y parece tener problemas con su temperamento.

Pero tiene defensores, incluyendo el técnico del Liverpool Brendan Rodgers y la gerencia del club.

Sebastián Bauzá, presidente de la federación uruguaya de fútbol, también la ha defendido, pero sabe que el comportamiento de Suárez y su reputación afectan las posibilidades de Uruguay de clasificarse al Mundial de 2014 en Brasil.

"Yo he hablado con él, y no está pasando por su mejor momento", dijo Bauzá. "Necesitamos que Suárez, cuanto antes, sea de nuevo el jugador de la Copa América, el Mundial de Sudáfrica. Nos esperan partidos muy difíciles y necesitamos a Suárez al 100 por ciento".

Ap