16 de mayo de 2013 / 03:38 a.m.

Desde temprana hora los alrededores del estadio Tecnológico se comenzaron a vestir de azul y blanco, miles de fieles seguidores a la Pandilla hicieron su arribo al inmueble con la ilusión de ver a su equipo enfrentar al América uno de los rivales más odiados del futbol mexicano.

Familias enteras luciendo sus playeras del equipo regio adelantaban sus marcadores, algunos como don Rigoberto y su hijo expresaban un 2-0 con sus manos, otros como doña Andrea de la colonia Caracol era más cautelosa al expresarlo.

"Claro que confío en mis Rayados, en los que no confió es en ellos (América) y los árbitros, no les vayan a ayudar y nos perjudiquen", dijo.

La presencia de la Adicción en su ingreso al estadio con mucha anticipación prendió al resto de seguidores que se unían a sus cantos, sobre todo en la tradición "o so de los Rayados, te sigo a todos lados", mientras que algunos otros preferían sólo aplaudir lanzar un grito de "vamos a ganar".

Quienes lograron hacer su agosto fueron los pitacaritas, muy solicitados sobre todo por el sexo femenino y los niños quienes no podían dejar pasar la oportunidad de llevar orgullosos los colores de su equipo.

En medio de la marea azul  blanco apareció una mancha que desentonaba por su color predominante en color amarillo, se trató de los seguidores del América, algunos ya avecindados del área metropolitana pero una buena cantidad más que hizo el viaje desde el centro del país para apoyar a sus águilas, no sin antes llevarse la rechifla  abucheos de los hinchas de la Pandilla.

En fin una verdadera fiesta de Liguilla es lo que se vivió previo al encuentro entre ambos equipos, faltando ver el ambiente que se pueda dar en el juego de vuelta el sábado en el Azteca.

José Luis Garza