Lorenzo Encinas
27 de julio de 2013 / 10:02 p.m.

 

García.- • Fuentes policiacas informaron que el presunto asesino de su esposa Víctor Torres Pérez, de 28 años, ya confesó el crimen que perpetró la tarde de ayer viernes, en la colonia Paseo de Capellanía, en García.

De acuerdo a los informes, el hombre confesó plenamente el asesinato de su esposa Elizabeth Mendoza Vázquez, de 36 años, que se originó por una discusión después de que Torres Pérez llegó ebrio a su casa y él le reclamó porque era una “mala madre”.

La tragedia sucedió alrededor de las 18:20 de ayer en el domicilio ubicado en Paseo del Milagro, número 1134, casi en su cruce con Paseo 27 de Octubre, en la colonia Paseo de Capellanía, en el municipio de García.

Actualmente, se encuentran integrando la averiguación y, según la información recabada, en la escena del crimen se encontró un cuchillo cerca de la víctima con el que presuntamente fue asesinada.

Cuando los elementos municipales arribaron al domicilio el homicida se encontraba en la puerta y, al percatarse de la presencia de los uniformados trató de huir del lugar, pero fue detenido inmediatamente.

Los informes de la Policía local revelaron que sobre la cama de la vivienda encontraron agonizando a Elizabeth Mendoza Vázquez, de 36 años de edad, quien murió en un lapso de cinco minutos aproximadamente, ya que la cuchillada que recibió a la altura de la axila izquierda le partió el corazón.

Por medio de las pesquisas de la autoridad se supo que la tarde de ayer, Torres Pérez llegó a su casa en estado de ebriedad y su mujer le reclamó su afición por el alcohol.

Esa situación enfureció al ahora acusado, quien empezó a pelear verbalmente con su pareja. La dama salió de la casa y de un teléfono público le habló a su mamá, ya que ante las constantes golpizas tenía planeado abandonar a Torres Pérez.

Sin embargo, el violento sujeto salió a la calle y tras tomarla del cabello la arrastró hasta su domicilio y frente a los vecinos le dio una brutal golpiza.

No conforme con eso, Torres Pérez la metió al domicilio conyugal y le reclamó que no cuidara a sus dos hijos, pues según él, no atendía bien los niños.

Pero la artera agresión no paró ahí, ya que en un momento inesperado Torres Pérez tomó un cuchillo y le propinó un brutal golpe a su esposa.

El filoso instrumento se hundió a la altura de la axila izquierda de Mendoza Vázquez, quien se desplomó sobre la cama conyugal y a los pocos minutos perdió la vida.