5 de abril de 2013 / 05:35 p.m.

Monterrey  • La gran densidad de población en Monterrey y la precaria correlación entre infraestructura y naturaleza han empujado los índices de riesgo a márgenes alarmantes.

La Comisión Nacional del Agua (CNA) y Fomerrey confirmaron que en una revisión conjunta se determinó que en el área metropolitana existen 239 zonas de alto riesgo donde la coyuntura clave se debate sobre la reubicación de familias en situaciones límite.

Según autoridades, el objetivo sobre esta acuciante situación se basará en generar un marco normativo y de coordinación que siente las bases, criterios técnicos, jurídicos y administrativos, que garantice la atención integral a esta problemática y que logre articular esfuerzos e inversiones.

“Es fundamental que las autoridades estatales comprendan el problema del hacinamiento y tomen cartas en el asunto para que las familias sean respetadas en sus derechos y tengan acceso a una vivienda digna”, declaro Zeferino Juárez (PT) ante el contexto de acarreos y ocupaciones ilegales que salpican a su partido en las zonas cercanas a la colonia 23 de Marzo (Cerro Topo Chico).

Respecto a esta problemática, el director ejecutivo de Fomerrey, Edgar Olaiz, ha instruido a la Dirección de Regularización de la Tenencia de la Tierra de este fideicomiso a intervenir con el fin de conciliar y mediar los intereses del propietario y de los ocupantes, para lo cual se han sostenido ya varias pláticas, dejando en claro que esa zona no es susceptible de regularización o de urbanización por ser considerada de alto riesgo.

El terreno, propiedad de Gilberto Gerardo Villareal Russek, ha sufrido la invasión paulatina de más de doscientas personas y Fomerrey ya documentó 250 lotes ilegales en zonas consideradas de alto riesgo.

Con el plazo de reconciliación vencido el pasado 1 de marzo, los ocupantes debiesen estar obligados a abandonar la porción invadida y atenerse a la Dirección de Asignaciones y Control Documental para buscar una posible reubicación.

SANTIAGO FOURCADE