28 de febrero de 2013 / 11:49 p.m.

Bernardo Bichara, presidente del Centro de Integración Ciudadana, señaló que la incomodidad de una persona no puede estar por encima de la seguridad del medio millón de habitantes, refiriéndose a quienes promovieron el amparo para el desalojo.

 

Monterrey.- • El cuartel de la Fuerza Civil en el sur de Monterrey quedó oficialmente sin elementos debido a un amparo interpuesto por una vecina de la colonia Lagos del Bosque.

Extraoficialmente la quejosa argumenta que el espacio no es compatible con el uso de suelo, sin embargo para el resto de los habitantes de la zona y organizaciones sociales el bien común del resto está por encima de esta situación.

Fue el vocero de Seguridad, Jorge Domene Zambrano, quien confirmó hoy que el cuartel de la Colonia Lagos del Bosque ya dejó de operar

"Ya fue cumplida la orden del juez, en donde ayer se hizo una desocupación del lugar para el propósito que indica el juez", explicó, "entonces ya la gente no está operativamente adentro del recinto, y eso ya se da cumplimiento conforme a la ley".

El espacio ya no se puede ocupar como un punto fijo de control, mientras se resuelve el fondo del amparo.

Por su parte el presidente del Centro de Integración Ciudadana, Bernardo Bichara, insistió en que la incomodidad de una persona no puede estar por encima de la seguridad del medio millón de habitantes a quienes este cuartel prestaba servicio.

"Ahí el tema importante es presionar para que se resuelva rápido el fondo del amparo, porque ahorita es una suspensión y es importante que en el fondo se vea el bienestar colectivo, no el interés particular.

"Este cuartel da seguridad o brinda apoyo a más de medio millón de personas que viven en la zona sur del Estado... entonces, no puede ser válido que por un recurso particular se ponga en juego la seguridad de medio millón de personas".

Este miércoles vecinos de distintas colonias como Cortijo del Río, Villa las Fuentes, La Hacienda, La Estanzuela y Sierra Ventana, protestaron afuera del cuartel, por el cierre.

Consideran que tras la retirada del cuerpo policial, ellos como vecinos quedaron en un estado de indefensión, ante los índices delictivos y de violencia.

Buscando regresar la corporación al sitio han entregado casi 250 encuestas entre vecinos y comerciantes de la zona, y casi la totalidad estuvo a favor de la presencia de la policía.

De acuerdo con informes, los ciudadanos Manuel López Castro e Hilda Rodríguez, solicitaron el amparo de la justicia federal, al considerar que sus viviendas e integridad física estaban en riesgo ante la presencia del cuartel policiaco, en caso de que se registrara un atentado o un enfrentamiento en esas instalaciones.

DANIELA MENDOZA LUNA